Cork

Cork se originó en un pantano, fue invadida por vikingos y anglonormandos, y actualmente es la tercera ciudad más grande de Irlanda detrás de Dublín y Belfast, lugar que ocupa gracias a su puerto.

Es una ciudad que mantiene sus tradiciones pero, a la vez, es cosmopolita y animada, y uno de los destinos turísticos más visitados del país.

Qué ver en Cork

La Catedral de San Finbar, de estilo gótico francés, es una de las principales atracciones. La fachada está decorada con espiras, gárgolas, estatuas y relieves. El detalle más llamativo es la estatua del ángel dorado en la entrada. La leyenda dice que cuando el ángel toque su trompeta, estará señalando el comienzo del Apocalipsis.

La visita a la Cárcel de Cork puede ser muy impresionante. Fue construida en el siglo XIX y cerrada en 1923. En la visita guiada veremos algunas de las celdas restauradas y figuras de cera que representan a guardias y prisioneros. Podremos darnos una idea de cómo funcionaba el sistema de justicia (o injusticia) en esos tiempos en que ser pobre era un delito.

El Mercado Inglés es un complejo de dos mercados: el Gran Parade y el Mercado de la Calle Princes. Se convirtió en atracción turística gracias a su arquitectura pero, principalmente, por los productos que ofrece, todos de granjeros locales. También venden comida para llevar.

La Iglesia de Santa Ana, con su torre de reloj y el campanario de ocho campanas, que podemos hacer sonar por una pequeña tarifa.

La Abadía Roja, del siglo XIII, de la que sólo queda la torre del campanario.

La calle San Patricio, principal calle comercial, con su mezcla de modernos edificios y construcciones típicas irlandesas.

Visita Cork

Si bien es posible llegar a Cork por libre con un viaje en tren de dos horas y media, te perderías otros encantadores lugares de los alrededores que vale la pena visitar. Te proponemos conocer Cork, el Castillo de Cahir y Rock of Cashel, todo en el mismo paseo en un cómodo autocar.

En Cork podremos conocer su English Market, la iglesia de Santa Anne y la Catedral de San Finbar. Además, visitaremos Rock of Cashel, un imponente conjunto medieval que se levanta sobre una roca, y el Castillo de Cahir, uno de los mejor conservados de Irlanda.

Ciudad de Cork desde la Bahía St. Patrick

Cómo llegar: 

Si prefieres viajar a Cork por tu cuenta, el tren sale de Dublín una vez por hora. El viaje tarda dos horas y media y el billete cuesta 19,99 €. No te recomendamos viajar en autobús desde Dublín porque puedes tardar cinco horas o más.