Castillo de Malahide

A sólo 13 kilómetros al norte de Dublín se levanta uno de los castillos más antiguos de Irlanda. Se trata del Castillo de Malahide, una atractiva fortaleza rodeada por un hermoso parque de más de 100 hectáreas.

Desde su construcción en el siglo XII y hasta 1975 fue propiedad de la familia Talbot, Earls de Shrewsbury. Ese año Rose, uno de los últimos miembros sobrevivientes de la familia, lo vendió al estado irlandés.

Un poco de historia 

En 1174 el caballero Richard Talbot llegó a Irlanda con Guillermo el Conquistador. En 1185 el rey Henry II le concedió las tierras y el puerto de Malahide en recompensa por los servicios prestados durante la guerra de conquista.

En 1286 el nieto de Richard Talbot recibió de parte del rey Eduardo el señorío sobre las tierras y el puerto que pertenecían a la familia y los títulos conseguidos por matrimonios.

La parte más antigua del castillo actual se construyó en el siglo XII. Durante el reinado de Eduardo IV, en el siglo XV, se hicieron la mayor parte de las ampliaciones.

Solo por un corto período de tiempo los Talbot perdieron la posesión de Malahide, cuando Cromwell ocupó las tierras y se instaló allí Miles Corbett, Lord de Irlanda.

En 1975 Rose Talbot heredó el castillo y, al no poder mantenerlo, decidió venderlo al estado irlandés. Aunque algunos muebles y objetos habían sido vendidos previamente, el gobierno de Irlanda pudo recuperar varios de ellos.

Bajo el lema "Forte et Fidele" (Valiente y fiel), los Talbot fueron una familia diplomática que supo manejar sus relaciones tanto con la iglesia como con el Estado. Durante casi 800 años mantuvieron sus tierras y su preeminencia, y participaron de algunos de los hechos clave en la historia de Irlanda.

Qué ver en el Castillo de Malahide 

Las visitas son sólo guiadas y en ellas podrás ver una exhibición que cuenta la historia de la familia y su propiedad a lo largo de los siglos, y además recorrer las salas y jardines.

¿Qué verás?

  • The Oak Room (Sala del roble): las paredes y el techo de esta habitación están cubiertos con paneles de roble tallado con relieves que representan escenas bíblicas.
  • Drawing Room: son dos salas decodas en estilo georgiano que se usaban para celebrar reuniones.
  • The Great Hall: es uno de los salones más lindos, a pesar de que la decoración no es la original sino del siglo XIX.
  • Las habitaciones privadas de los Condes de Shrewsbury: están ambientadas como si la familia aún viviera allí. Desde las camas a los juguetes de los niños, todo en perfecto estado.
  • Jardín Botánico: es una creación de uno de los últimos señores de Malahide, Lord Milo Talbot. Hay más de 5.000 especies de plantas exóticas, además de una rosaleda, un estanque y siete invernaderos. En los jardines hay un cedro del Líbano de más de 400 años.
  • Abadía y cementerio de Malahide: en el cementerio se pueden ver cruces celtas.

Los fantasmas de Malahide

Está bien, convengamos que no es algo que podrás ver... o tal vez sí.

Presta atención en tu visita, porque hay varios fantasmas rondando por el castillo: el de Sir Walter Hussey, del siglo XV, que murió en una batalla el mismo día de su boda; el de Maud Plunkett, la joven viuda de Sir Walter que se casó con otro hombre casi de inmediato tras morir su esposo; el de Miles Corbett, quien ocupó el castillo en tiempos de Cromwell; la Dama Blanca, cuya identidad se desconoce; y Puck, un bufón de los Talbot que murió asesinado.

castillo malahide

Horario: 

Visitas guiadas: todos los días de 9:30 a 17:30h. En verano el último tour comienza a las 16:30; en invierno a las 15:30. Las entradas se pueden comprar en el Centro de Visitantes del castillo o reservar online en forma previa.

Precio: 

Adulto: 12,50€.

Menores: 6,50€.

Personas de la tercera edad: 8€.

Dirección: 

Malahide Demesne, Malahide, Co. Dublín, Irlanda.

Cómo llegar: 

Tren: Hay servicios regulares desde la Estación Central de Dublín a la Estación de Malahide con una frecuencia de 30 minutos y un trayecto de 20 minutos. Precio aproximado: 3.25€.

Autobús: líneas 42 y 32 desde el centro de Dublín hasta Malahide. Hay servicios cada media hora y el viaje dura alrededor de 40 minutos. Precio aproximado: 2,30€.