Belfast

La capital de Irlanda del Norte, a unos 160 kilómetros de Dublín, resulta un lugar muy atractivo para visitar. Entre montañas y mar, esta localidad victoriana en la que se construyó el famoso Titanic y desde donde zarpó en abril de 1912, cuenta con una interesante historia que data desde la Edad de Bronce y muchos lugares de interés. 

Belfast siempre ha sido ensombrecida por su vecina Dublín, y por su pasado de conflictos y violencia a causa de la confrontación entre republicanos y unionistas. Pero poco a poco se ha ido convirtiendo en un destino muy frecuentado por cada vez más viajeros. El aumento de aerolíneas low cost que añaden rutas hacia allí ha ayudado mucho. Hoy Belfast muestra una faceta de ciudad reinventada, moderna, y con una gran actividad cultural.

Lugares que ver en Belfast

  • La Universidad de Queens
     
  • El Palacio de Justicia
     
  • Los murales católicos y protestantes con el Muro de la Paz
     
  • Museo Marítimo de Belfast
     
  • El Barrio del Titanic, que recupera la memoria de los astilleros Harland & Wolff
     
  • El Ayuntamiento y la Aduana
     
  • La torre del Príncipe Alberto
     
  • Boutiques de moda, almacenes y restaurantes de lujo

Conocer Belfast en un día desde Dublín

La forma más cómoda de llegar hasta Belfast desde Dublín es con un tour que incluya los traslados. Contarás con la compañía de un guía de habla hispana que te ayudará a descubrir la historia del lugar. Te recomendamos esta visita, en la que además conocerás la increíble Calzada de los Gigantes.

Monumento Titanic Belfast en el Museo Marítimo de Belfast

Cómo llegar: 

Tren. Hay trenes regulares desde la Estación Central de Dublín hacia Belfast. El servicio se ofrece cada 60 minutos y el trayecto es de casi tres horas.

Autobús. El BusEireann sale desde la Estación Central de Dublín hasta el centro de Belfast con una frecuencia de 60 minutos y un trayecto de 2 horas y media.