La Calzada del Gigante

A unos 90 km de Belfast, en dirección noroeste, se encuentra uno de los atractivos naturales más impresionantes de Europa: la Calzada del Gigante, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986 gracias a su particular belleza donde destacan unas 40 mil columnas de rocas basálticas formadas hace 60 millones de años. Según la leyenda, se habrían originado a partir del conflicto entre dos gigantes, uno de Irlanda y otro de Escocia, quienes se tiraban piedras que se fueron acumulando sobre el mar. 

Lo cierto es que esta curiosa formación geológica se debe al enfriamiento rápido de la lava en una caldera volcánica, más la erosión del agua del mar, han terminado formando este bonito paisaje único en el mundo. Si te gusta la naturaleza y quieres escaparte un día del bullicio de la ciudad, es una salida perfecta para conocer uno de los patrimonios naturales más singulares que hayas visto.

Conocer la Calzada de los Gigantes en un día desde Dublín

Si quieres visitar la Calzada de los Gigantes desde Dublín en un día y con un guía, lo mejor es contratar una excursión que incluye traslados y entradas, y también visitarás Belfast, capital de Irlanda del Norte.

También puedes ir en transporte público:

En tren o autobús: Desde la Estación Central de Dublín hacia Belfast. Con frecuencias de 60 minutos y trayectos es de casi tres horas. Desde Belfast hay buses privados que salen hacia la Calzada de los Gigantes pero tienes que averiguar bien las horas de regreso.

La Calzada del Gigante, Irlanda del Norte