Roskilde

A solo media hora de la ciudad de Copenhague se encuentra Roskilde, una ciudad tranquila y hermosa para visitar, con grandes atractivos culturales, como su catedral, la más importante del país y en la que tienen sepultura la mayoría de los reyes y reinas de Dinamarca, el museo de barcos vikingos y su famoso festival de rock, uno de los más grandes de Europa.

Catedral de Roskilde

El impresionante edificio de ladrillos fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. De estilo gótico, fue construida en la Edad Media y ampliada y remodelada en muchas ocasiones hasta el siglo XX. Además de la interesante arquitectura, la iglesia guarda reliquias en su interior, tales como un reloj astronómico del siglo XVI y un órgano del siglo XV.

Festival de Roskilde

Junto con Glastonbury, el festival de Roskilde es uno de los más importantes de toda Europa. Fue creado en 1971 y desde entonces han desfilado por su escenario  algunas de las principales bandas y figuras del rock: Pearl Jam, Lou Reed, David Bowie, Smashing Pumpkins, Radiohead, Erasure, R.E.M., Bjork, The Cure y Niel Young, entre muchas otras. El festival tiene lugar en el verano y es una visita obligada para los viajeros amantes del rock.

Museo de barcos vikingos

El museo alberga los 5 barcos vikingos excavados en 1962, hundidos cerca del año 1000 en el fiordo de Roskilde. En la visita se puede ver una película sobre los barcos y recorrer exposiciones acerca de los vikingos y su modo de vida. También es posible abordar una embarcación réplica de un barco vikingo de guerra y una de carga mientras que los más aventureros podrán incluso navegar por las aguas del fiordo a bordo de un Drakkar, nave vikinga con vela cuadrilátera. Una experiencia verdaderamente emocionante y sin duda inolvidable para los niños.