Iglesia de Nuestro Salvador

La Iglesia de Nuestro Salvador (en danés “Vor Frelsers Kirke”) se encuentra en el distrito de Christianshavn, en las afueras de la ciudad. Es una de las visitas imperdibles en Copenhague, tanto por la belleza de su arquitectura como por su importancia histórica.

Breve historia de la Iglesia de Nuestro Salvador

La iglesia se construyó entre 1680 y 1696, durante el reinado de Christian IV, el primer monarca absoluto de Dinamarca, quien impuso un particular estilo arquitectónico a las construcciones de su época.

El diseño fue ideado por el arquitecto Lambert van Haven en estilo Paladiano Holandés, un movimiento perteneciente al barroco. En el momento de su construcción era uno de los edificios más grandes de Dinamarca.

La fantástica espira de 95 metros de altura, rodeada por una escalera helicoidal, se agregó 50 años más tarde.

En 1693 Christian IV creó la Orden del Elefante, distinción más importante del reino, tanto en ese momento como en la actualidad. Por esa razón el motivo del elefante aparece continuamente en la decoración de la iglesia.

El altar de Nuestro Salvador

Uno de los elementos más impresionantes del interior de la iglesia es el altar, creado por Nicodemus Tessin (un arquitecto sueco), inspirado en el de Borromini para la Iglesia de San Carlos de Roma. Esta obra maestra construida en mármol blanco representa el momento en que Jesús ora en el Jardín de Getsemaní acompañado por ángeles.

La escena principal  muestra a Jesús orando mientras un ángel vuela sobre él sosteniendo un cáliz de oro.

Frente al altar se alzan dos bellísimas esculturas alegóricas de la Piedad y la Justicia

El órgano del siglo XVII

En la pared oeste de la iglesia veremos una de las mayores atracciones de la iglesia de Nuestro Salvador: un magnífico órgano de tres plantas, cuya base descansa sobre los lomos de dos elefantes y que aún conserva todos los tubos originales.  Esta obra maestra se construyó entre 1698 y 1700 y, por su hermoso sonido, es conocido como "el Stradivarius de los órganos".

La espira

La fantástica torre de la iglesia está coronada por una espira de 90 metros de alto, visible desde cualquier parte de la ciudad. Fue inaugurada en 1752 y se considerada la obra maestra del arquitecto danés Lauritz de Thurah. Se construyó en madera de roble y la combinación de madera oscura con detalles en dorado le otorga una singular belleza.

Desde la base de la torre a la cima de la espira hay una escalera de 400 escalones, de los cuales los últimos 150 forman la escalera exterior que rodea la espira, coronada por un globo dorado sobre el que se alza una figura de Cristo de tres metros de alto.

La espira tiene una base octogonal en cuyas esquinas se alzan estatuas de los cuatro evangelistas. El comienzo de la espira está rodeado por una galería abierta, con baranda dorada. No querrás perderte la vista de la ciudad desde allí y hasta puedes intentar llegar a la cima y tocar el gran globo dorado, algo considerado una verdadera hazaña.

El carillón

El carillón de 48 campanas (originalmente tenía 33) es bastante reciente. Se instaló entre 1928 y 1933 en la base octogonal de la espira.

Durante el año solo suena los sábados a las 4 de la tarde. Las melodías son interpretadas por un grupo de carillonistas daneses. En verano se realizan conciertos a las 6 de la tarde con melodías variadas interpretadas por carrillonistas de todo el mundo.   

Horario: 

Todos los días: de 11:00h a 15:30h.

Precio: 

Adultos: de 35 a 45DKK.
Gratis con la Copenhagen Card.

Dirección: 

Sankt Annæ Gade 29, 1416 København.
Teléfono: +45 32 54 68 83

Cómo llegar: 

Metro: estación Amagerbro.
Atobuses: 40, 77, 78, 2A, 350S y 871.