Historia de Copenhague

Del origen al Renacimiento

Copenhaguen fue fundada en 1160 por Absalón, el Obispo de Roskilde,  quien recibió la orden del rey Valdemar I de levantar una fortaleza en la costa este de la isla Sealandia para proteger el tráfico comercial marítimo en el Estrecho de Oresund.

Copenhaguen se transformó en un puerto clave para el comercio de la Península Escandinava y con el norte de Alemania.

Bajo el control de Absalón y los obispos que lo sucedieron, tanto el puerto como la ciudad crecieron en forma ininterrumpida durante los años siguientes. La que fuera en sus orígenes una aldea de pescadores, fue elevada al rango de ciudad en el año 1254.

Su crecimiento provocó que se viera amenazada por ambiciones conquistadoras de países vecinos, lo que llevó a la construcción de murallas defensivas en el siglo XIII.

Sus fosos, torres y muros la defendieron de los muchos asedios de la Liga Hanseática (confederación de ciudades de Alemania, Países Bajos, Suecia, Polonia y Rusia), en uno de los cuales, en 1369, fue destruido el castillo de Absalón.

Estos ataques continuos llevaron a la Reina Margrethe I a formar, en el 1397, la Alianza del Norte o Unión de Kalmar, comprendida por los tres reinos nórdicos, Noruega, Dinamarca y Suecia, que perduraría hasta el 1523, en que fue disuelta.

En 1416 el rey danés Eric de Pomerania asumió el control de la ciudad y Copenhague perdió su autonomía, pasando a formar parte del Reino de Dinamarca. En 1417 estableció el llamado anteriormente posesión del Obispado,  como su residencia permanente.

En 1449 Cristian I fue coronado rey de la Unión de Kalmar. Fue el primer rey de la Dinastía Oldenborg, que dominaría en Dinamarca hasta 1863.

Siglos XVI, XVII y XVIII

A partir de la coronación de Cristian IV, en 1596, el crecimiento de la ciudad fue notable. Se ampliaron las murallas y se construyeron nuevos barrios, parques y edificios, como el Palacio Rosenborg y el Castillo de Frederiksborg, la Biblioteca Real y el Observatorio. El comercio marítimo creció al punto de convertir a Copenhague en el centro comercial del norte de Europa.

En los siglos siguientes Copenhague sufrió diversas tragedias. Entre 1658 y 1659 la ciudad sufrió el asedio sueco al mando del rey Carlos X, que fue repelido. En 1711 la peste bubónica diezmó a una tercera parte de la población.  Y en 1728 y 1795 dos grandes incendios destruyeron casi por completo el sector medieval de Copenhague.

En el siglo XVIII, al reconstruirse la ciudad, también se agregaron edificios institucionales como el Hospital Real Rey Frederik, público y gratuito (1757), y la Real Fábrica de Porcelana (1775).

Siglo XIX

Entre 1801 y 1807 se sucedieron ataques ingleses y severos bombardeos, en el marco de las Guerras Napoleónicas. La ciudad quedó virtualmente devastada debido a que sus sistemas defensivos eran antiguos.

Esto tuvo como consecuencia un período de extrema pobreza entre la población. El comercio colapsó y la banca danesa quebró en 1813. Noruega, que había quedado anexada a Dinamarca tras la disolución de la Unión de Kalmar, fue cedida a Suecia.

 A pesar de ello, fue un período de florecimiento de las artes y las ciencias, que se acentuó a partir de 1830, cuando comenzó la recuperación económica. La ciudad se expandió también en lo urbanístico y se crearon nuevos distritos.

En 1843 se crearon los Jardines Tivoli y en 1847 se fundó la emblemática Cervecería Carlsberg, que aún hoy es una de las más importantes del mundo.

En 1849, bajo el reinado de Frederik VII, Dinamarca se convirtió en una monarquía constitucional, con Copenhague como sede del Parlamento.

En el siglo XIX, además, murieron dos de las personalidades danesas más conocidas: Soren Kierkegaard, en 1855, y Hans Christian Andersen, en 1875.

Siglos XX y XXI

Entre 1940 y 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, Copenhague fue ocupada por el ejército alemán y bombardeada por las tropas aliadas.

Tras la guerra comenzó la recuperación y el crecimiento, con la incorporación del metro como nuevo medio de transporte y la creación de más distritos urbanos. En el año 2000 se construyó el Puente de Oresund, que une Copenhague con Malmo, en Suecia.

En el año 2008 Copenhague obtuvo el primer puesto en el ranking de ciudades con mejor calidad de vida, y también fue declarada "Mejor Ciudad de Diseño". En el 2010 fue declarada "Mejor ciudad del mundo para vivir."

Puerto de Copenhague