Langelinie

La historia de Langelinie se remonta hasta mediados del siglo XVII, cuando la franja de tierra que bordeaba la costa del estrecho de Oresund, desde Kastellet y hasta el norte de la ciudad, estaba reservada para uso militar exclusivo. Posteriormente, el área fue transformada en un paseo marítimo de acceso público pero tarifado. A partir de 1848 el lugar pasó a tener acceso libre y gratuito.

Modernización del puerto

Con el crecimiento de la ciudad, se hizo evidente la necesidad de contar con un puerto mejor, que permitiera el ingreso y atraco de los grandes buques cargueros. Para eso se realizaron grandes obras de excavación con las que se incrementó la profundidad del área y el puerto se vio remodelado por completo. En 1894 las obras se dieron por finalizadas y Langelinie tomó el perfil que tienen en la actualidad, con su Parque, su Marina y su Puerto.

Qué ver

Tanto turistas como lugareños disfrutan hoy en día del paseo, que contiene numerosos monumentos, edificios, estatuas y un parque de juegos.

  • La estatua de La Sirenita, la fuente de Gefion y la columna de Ivar Huitfeldt son algunas de las obras que se ubican dentro del parque.
  • El muelle es un hermoso lugar para disfrutar tanto de día como de noche. El embarcadero permite la llegada de grandes barcos y todos los días arriban cruceros, lo que se transforma en un vistoso espectáculo para los ocasionales transeúntes.
  • En la zona hay un importante número de outlets que ofrecen productos con importantes descuentos, por lo que Langelinie es también un interesante paseo de compras.

Dirección: 

Langelieniekaj 2, 2100 Kovenhavn

Cómo llegar: 

Tren: estación Osterport.
Autobús: 26.