Mallorca

Menú

Playas y calas de Mallorca

Que Mallorca es una de las islas más bonitas de todo el mediterráneo, eso es algo sencillamente indiscutible. Pero  Mallorca es también uno de los destinos turísticos más solicitados, especialmente por sus playas, aunque la isla alberga un sinfín de atractivos turísticos más, especialmente sus pueblecitos, la sierra de la Tramontana, y una gastronomía envidiable.

No obstante, si vas a Mallorca, es probable que lo que más te apetezca hacer sea ir a relajarte a sus playas y calas y desconectar absolutamente de todo, disfrutando de las aguas cristalinas, del entorno natural, la arena fina de la costa, y de los servicios de algunas de ellas.

¿Qué debes tener en cuenta?

Si vas a ir a pasar una mañana o una tarde a alguna cala de Mallorca, es importante que tengas en cuenta algunos aspectos generales:

  • Algunas calas están alejadas del parking, por lo que tendrás que tener en cuenta que deberás caminar para llegar hasta ella. En algunas ocasiones, los caminos pueden ser pedregosos. Te recomendamos que vayas con calzado cómodo y no excesivamente cargado para poder acceder a las calas con facilidad.
     
  • No olvides llevar, a parte del bañador y la toalla, crema solar. El sol es especialmente intenso en verano.
     
  • En muchas calas no hay chiringuitos, por lo que no puede faltar en tu bolsa agua suficiente y snacks o frutas para pasar el tiempo. No olvides recoger absolutamente toda la basura al irte.
     
  • Por otro lado, Mallorca tiene fondos marinos preciosos, agradecerás llevarte unas gafas de bucear para practicar snorkel.

Playa de Es Trenc

Es probablemente una de las mejores playas de Mallorca, y está ubicada en un enclave protegido, de ahí que no esté urbanizada. De hecho, esta playa cumple todos y cada uno de los requisitos que podría reunir una playa para competir con una del Caribe: agua cristalina, mar en calma, arena fina y blanca, y está rodeada de pinos y salinas.

La poca profundidad de sus aguas y su agradable temperatura hace que sea ideal para ir con niños. En la zona hay un parking grande y una zona de aseos (que cuestan 50 céntimos), y además un chiringuito por si te apetece tomar algo.

Playa Es Trenc

Cala Pi

La Cala Pi es un lugar ideal para disfrutar de la calma, de la tranquilidad y el relax. Su rocosa línea de la costa ha hecho imposible que se pueda edificar, de ahí que siga manteniendo su encanto natural y su alma sosegada.

A tan solo 5 km de la cala se encuentra un asentamiento de la Edad de Bronce, el Capocorb Vell, y, por otro lado, el pueblo de Cala Pi es muy pequeño pero sus callejuelas son una maravilla. No es una playa ni un pueblo accesible para personas con movilidad reducida por sus escalenos y las calles estrechas.

Cala Pi

Cala Mitjana (noroeste)

La Cala Mitjana del noroeste (no confundir con la del este) es uno de los grandes secretos y joyas de Mallorca. Cuando llegues a ella, parecerá que seas el primer en pisarla. Se ubica a 10 km de los pueblos de Capdepera y Artà, y forma parte del Parque Natural de Llevant.

La playa es de arena blanca y no es muy grande, tan solo 100 m de largo, pero se encuentra rodeada de un entorno completamente natural y salvo los coches que se aparcan en las inmediaciones, no hay más señal de civilización. Ten en cuenta que en esta playa paradisíaca no hay servicios, por lo que será de especial importancia que lo lleves todo tú. No olvides tampoco llevar un equipo para practicar esnórquel en sus cristalinas y apacibles aguas. Es una maravilla.

El hecho de que sea una playa con pocos servicios, hace que esté muy poco transitada, por lo que, si crees que necesitas un día de verano de relax, este es tu sitio.

Cala Mitjana

Cala Sa Calobra

Esta es una de las playas más inaccesibles de Mallorca por estar escondida entre enormes acantilados. Pero la dificultad tiene su recompensa: cuando llegas, descubres una estrecha playa que es una de las favoritas para los amantes de la naturaleza y la playa.

Se encuentra a 38 km de Sóller, y para llegar a ella, hay que transitar por una carretera preciosa pero complicada, por los acantilados del Morro de sa Vaca y el Morro de ses Fel·les. Es especialmente importante prestar atención al camino de curvas para llegar, puesto que pueden ser peligrosas.

La cala de Sa Calobra es una maravilla que ha servido de inspiración para pintores y artistas: su arena, sus rocas, sus diferentes tonalidades de azul, su flora, su fauna, sus senderos, su fondo marino, todo, absolutamente todo, parece haber sido diseñado por las propias musas.

Ten en cuenta que no cuenta con socorristas y que las instalaciones son mínimas, tan solo baños sencillos y duchas muy rústicas. No obstante, sí que está adaptada para personas con discapacidad.

Cala Sa Calobra

Caló des Moro

Ve a Caló des Moro si buscas una cala apacible y con encanto. Parece una piscina natural porque se esconde entre dos paredes naturales, y su arena blanca, le confiere al agua un tono cristalino casi artificial, pero no lo es. Es todo completamente natural. Esta playa virgen es una maravilla, y todo el mundo lo sabe, de ahí que pueda llegar a estar algo abarrotada en verano.

Es especialmente interesante irse a practicar snorkel por los bordes de sus acantilados, entrar esporádicamente en sus cuevas naturales, y disfrutar del fondo marino.

Al ser una playa pequeña, no es recomendable para visitar con niños por el poco espacio que hay para jugar en la arena, de hecho, es probable que sea difícil encontrar un sitio para dejarlo todo. No es accesible para personas con movilidad reducida ni hay instalaciones de ningún tipo, asimismo, la oferta es muy escasa en las inmediaciones, por lo que te recomendamos que lleves todo en la mochila y no lleves objetos de valor para poder dejarlo todo en la arena y nadar tranquilamente.

Caló des Moro

Cala d’Or

Es otra de las calas más populares de Mallorca por su belleza y la comodidad que ofrece a los bañistas. Se encuentra cerca de Portoclom y en este lugar es posible disfrutar de unas buenas vacaciones en familia.

Se encuentra en un entorno natural y su arena fina es cómoda y limpia. Cerca de ella se encuentran otras muchas calas, como la Cala Petita, la Cala Egos o la Cala Galera. Se trata de un lugar ideal si buscas la comodidad de los restaurantes, los bares y las tiendas, y no muy lejos se encuentra el centro de Cala d’Or donde hay tiendas con grandes firmas.

Si te cansas de tanta playa, puedes ir al puerto deportivo a dar un paseo por el muelle y disfrutar de las vistas al atardecer.

No muy lejos, se encuentra Es Fortí, que es una fortaleza militar del siglo XVIII declarada bien de interés cultural. Cerca están también las famosas Coves del Drach y de Hams.

Cala d'Or

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.


7

tours en Mallorca desde

Ver todos