Olympiapark

El Olympiapark es una zona verde creada en 1972 para los Juegos Olímpicos. Hoy funciona como polo cultural, social y deportivo. Allí se encuentran el Estadio Olímpico, la Olympiaturm, la villa olímpica y varias instalaciones deportivas.

Pulmón verde

El inmenso parque tiene una superficie de 300 hectáreas que incluyen verdes colinas y un pequeño lago en el que se pueden alquilar barquitos. Las colinas son en realidad elevaciones artificiales creadas con los escombros que fueron retirados de la ciudad después de la Segunda Guerra Mundial, pero eso no le quita encanto al paisaje logrado.

Es una delicia pasear por sus senderos rodeados de pasto impecablemente cortado y frondosos árboles. El recorrido se puede hacer tanto a pie como en bici.

Actividades

El Olympiapark tiene una gran oferta deportiva que los muniquenses disfrutan durante todo el año: patinaje sobre hielo, tenis, natación, fútbol, minigolf… Además, es uno de los lugares preferidos en la ciudad para hacer footing y jogging.

Durante los meses de verano se organizan conciertos, cine al aire libre y una pequeña feria. Los días de concierto el ambiente es muy animado.

La visita guiada al Estadio Olímpico también es muy popular, aunque los horarios son limitados, por lo que se convierte en una figurita difícil.

En cuanto a la comida, hay opciones para todos los gustos. Hallarás un puesto de comida accesible y también un elegante restaurante ubicado en Olympiaturm.

Olympiaturm, la Torre Olímpica de Múnich

Especialmente interesante para los viajeros resulta el ascenso a la Olympiaturm, desde donde se tienen increíbles vistas de Múnich desde las alturas. El mirador se encuentra a una altura de 190 metros sobre el suelo y permite ver incluso más allá de los límites de la ciudad.

El restaurante giratorio, ubicado a 181 metros, completa una vuelta cada 53 minutos. Sentado en una de sus mesas podrás tener impresionantes vistas a 360° mientras pruebas los mejores platos de la cocina local e internacional.

En la torre funciona también un pequeño pero llamativo museo de rock. Exhibe billetes, imágenes, recortes de periódicos, vestimenta e instrumentos de leyendas como Freddie Mercury, Pink Floyd y los Rolling Stones. Un lugar que los rockeros de paso por Múnich no querrán perderse.

La visita verdaderamente merece la pena aunque y las vistas son impactantes, hay que hacer una excepción. Por la lejanía de Olympiapark al centro histórico, la panorámica permite admirar Múnich desde la distancia. Si lo que quieres es perder la vista entre los techos de la ciudad, lo mejor será dirigirte al Nuevo Ayuntamiento o la Iglesia de San Pedro.

Horario: 

Olympiaturm

Todos los días de 09:00 a 00:00 h

Precio: 

Olympiaturm

Adultos: 9 €

Niños y jóvenes de 6 a 16 años: 6 €

Menores de 6 años: gratis

Cómo llegar: 

U-Bahn: estaciones Olympiazentrum o Petuelring, línea U3.

Tranvía: Gartenstrasse o Petuelring, línea 27.

Autobús: línea 144.