Castillo de Neuschwanstein

El castillo de Neuschwanstein, está ubicado a los pies de los Alpes bávaros, a dos horas de viaje desde Múnich. Siendo una de las atracciones más concurridas de Alemania, no puedes perderte la visita. La historia detrás de este castillo es tan interesante como su arquitectura, por lo que te recomendamos hacer el tour en compañía de un guía experto que te cuente todos los detalles.

El entorno

Una de las cosas que más se disfrutan del viaje a Neuschwanstein son los increíbles paisajes naturales de la zona. Los Alpes bávaros están rodeados de valles de un verde intenso bañados por lagos de aguas calmas. A solo dos kilómetros de Neuschwanstein hay otro impresionante castillo de cuento: el castillo de Hohenschwangau. En la visita también podrás apreciar sus vistas.

En las cercanías se encuentra también el Marienbrücke o puente de María. Desde allí se tienen las mejores vistas panorámicas del castillo con la naturaleza como telón de fondo.

Luis II de Baviera

Antes de hablar del castillo, hablaremos de su creador, pues uno no puede entenderse sin el otro. Luis II nació en 1845 en el castillo de Nymphenburg. De pequeño mostró  interés por el teatro y el arte, y tenía tendencia al aislamiento y la fantasía. En 1864, con apenas 18 años, se convirtió en rey. Sin embargo, solo dos años después, Austria y Baviera perdieron la guerra frente a Prusia y Luis II perdió todo poder político, que recayó en manos de su tío, rey de Prusia.

De pequeño, el lugar favorito de Luis II era el castillo de Hohenschwangau. Una vez que perdió todo poder en el mundo real, se refugió en los planes de construir un castillo de novela, “al estilo auténtico de los antiguos castillos alemanes”, en las cercanías de Hohenschwangau.  Para ello llamó a uno de los más reconocidos escenógrafos teatrales de la época, que trabajó con el apoyo de arquitectos para volver realidad los sueños del joven rey.

El castillo

Neuschwanstein fue un lugar de retiro para Luis II, en el que plasmó sus ideales y anhelos, muy alejados de la realidad. En el castillo recreó, en la antesala del siglo XX, un mundo inspirado en la Edad Media. Sus salones albergan ciclos de pinturas basados en las sagas medievales retomadas por las óperas de Wagner, a quien el rey admiraba profundamente. En sus salas hay murales con imágenes de Tristán e Isolda, Pasrifal y la leyenda del Santo Grial.

A pesar de su apariencia medieval, los arquitectos hicieron uso de las más modernas técnicas de su época para dotar al castillo de todo el confort. Tenía ascensor, calefacción central, agua corriente en todas las plantas y conexión telefónica.

Visita el castillo de Neuschwanstein desde Múnich

La forma más práctica y sencilla de visitar el castillo es con un tour. Para llegar por tu cuenta debes combinar el tren con un autobús, y tener muy presentes los horarios. La hora de ingreso al castillo es exactamente la que dice tu entrada, no puedes entrar ni antes ni después. Si haces una mala combinación de transportes y llegas tarde a la puerta, correrás el riesgo de perder la visita.

Con nuestra excursión desde Múnich no deberás preocuparte por nada, ya que nosotros nos encargaremos de los traslados. Viajaremos en tren, veremos la maravillosa región de los Alpes bávaros, disfrutaremos de las vistas del castillo de Hohenschwangau, el puente de María y el mirador del castillo de Neuschwanstein.

El ingreso al castillo es optativo, pero te recomendamos hacerlo para no perderte la absoluta grandilocuencia de sus interiores, decorados con un grado de detalle pocas veces visto. Nuestro guía te acompañará para revelarte todos los secretos de sus pomposos salones.

castillo neuschwanstein

Horario: 

De abril al 15 de octubre: de 9:00h a 18:00h.

Del 16 de octubre a mayo: de 10:00h a 16:00h.

Precio: 

Entrada general: 13€.

Reducida: 12€.

Menores de 17 años gratis.

Dirección: 

Neuschwansteinstraße 20, 87645 Schwangau.

Teléfono: +49 8362 93083-0 

Cómo llegar: 

En tren: Hay servicios regulares desde la Estación Central Hauptbahnhof a la Estación de Füssen, en el centro de la ciudad. Salen aproximadamente cada 60 minutos y el trayecto es de 2 horas. Una vez en Füssen tomar los autobuses líneas 73 y 78 y bajar en la Estación Hohenschwangau. Precio del tren Múnich- Füssen: desde 20€.