Itinerario y ruta de dos días por Oslo

Esta ruta de dos días te ayudará a planificar tu viaje. Todos los sitios están marcados en nuestro mapa, por lo que podrás ubicarlos sin problemas. Si quieres ahorrar tiempo y aprovechar tus visitas, es recomendable contratar un tour. Una buena opción es consultar los mejores barrios para alojarte según tus prioridades. 

 

Día 1 de Ruta por Oslo

Comience con una caminata por la Karl Johan hasta el Palacio Real y tome una visita guiada por sus majestuosos interiores. Al mediodía vaya a almorzar al famoso Café Christiania, en Nedre Vollgat 19 y deguste los más exquisitos arenques y salmones a precios accesibles, todo regado con una buena ración del Aquavit casero. A la tarde contemple las obras maestras de la pintura europea en la Galería Nacional, entre ellas El Grito, de Munch.

Cerca de ahí, en Kvadraturen, por las estrechas calles medievales, contemple la Fortaleza de Akerhus. Acérquese al muelle de Revierkaia, frente al Ayuntamiento, para contemplar la puesta del sol sobre los cruceros polares del puerto. Cene en algún café de Tingshuset o Stortorvet donde tocan los mejores músicos noruegos. Si todavía no tiene sueño, termine la noche en alguna discoteca de Rosenkrantz' gate, epicentro de la movida nocturna de la ciudad.

 

Día 2 de ruta por Oslo

Al día siguiente visite en el Museo Marítimo Nacional el legado de los grandes exploradores noruegos. Vaya hasta el distrito de Aker Brygge a disfrutar de un paseo por la zona portuaria y almuerce en uno de los deliciosos cafés al aire libre del lugar.

Tome el ferry hasta el fiordo de Oslo y disfrute de un paseo por las islas y siéntese en Hovedøya a disfrutar del ajetreo de la ciudad. Compre exquisitos productos de delicatessen a precios accesibles en Grünerløkka, e improvise un picnic en el Parque Vigeland.

Si quiere algo exclusivo, recorra la zona comercial de Majorstua y deslúmbrese con el diseño escandinavo. Conozca cómo viven los ricos de la zona oeste de Oslo caminando por Frogner, Briskebyy Bygdøy Allé y atrévase al esquí en el Frogner Ice Skating Rink, en Middelthuns gate 26.Si le apetece, puede tomar una clase antes de lanzarse a la pista.

A la hora de cenar, acérquese hasta Bislett y pruebe los bagels de Bølgen & Moi Briskeby, junto al bullicio de los jóvenes de la zona.