Itinerario y ruta de dos días por Oslo

Esta ruta de dos días te ayudará a planificar tu viaje. Todos los sitios están marcados en nuestro mapa, por lo que podrás ubicarlos sin problemas. Si quieres ahorrar tiempo y aprovechar tus visitas, es recomendable contratar un tour.

Día 1 de Ruta por Oslo

Comienza con una caminata por Karl Johan, la calle principal de la ciudad, hasta el Palacio Real. Allí podrás tomar una visita guiada por sus majestuosos interiores. Al mediodía podrás almorzar en el famoso Café Christiania, en Nedre Vollgat 19 y degustar los más exquisitos arenques y salmones a precios accesibles, todo regado con una buena ración del Aquavit casero. A la tarde te recomendamos acercarte a la Galería Nacional para admirar algunas de las mejores obras de arte europeo, entre ellas El Grito, de Munch.

Cerca de ahí, en Kvadraturen, por las estrechas calles medievales, se encuentra la Fortaleza de Akerhus. Después de recorrerla acércate al muelle de Revierkaia, frente al Ayuntamiento, para contemplar la puesta del sol sobre los cruceros polares del puerto. Para la cena podrás elegir algún café de Tingshuset o Stortorvet donde tocan los mejores músicos noruegos. Si todavía no tienes sueño, termina la noche en alguna discoteca de Rosenkrantz' gate.

Día 2 de ruta por Oslo

Empezaremos la mañana en el sendero que parte del lago Maridalsvannet y acompaña al fabuloso río Akerselva, en su paso por la ciudad. A través de nuestro paseo, que podrá ser a pie o en bicicleta, podremos conocer no solo la naturaleza del lugar, sino también su historia. Siguiendo ese camino atravesaremos lugares como Grünerløkka y Grønland y llegaremos muy cerca de la Ópera de Oslo. Será un buen momento para visitarla.

Después del almuerzo, en el que te recomendamos probar, si todavía no lo hiciste, alguna delicia de la cocina nórdica, nos dirigiremos nuevamente por agua a la península Bygdøy. Allí encontraremos tres interesantes museos náuticos: el Museo de Barcos Vikingos, el Museo del Fram y el Museo Kon-Tiki.

El Museo de Barcos Vikingos te cautivará con sus embarcaciones antiguas, que evocan las aventuras de sus tripulantes en épocas remotas. El Museo del Fram te permitirá conocer la historia de la exploración de los polos y las duras condiciones de vida que debieron afrontar los primeros exploradores. Por último, en el Museo Kon-Tiki entrarás en contacto con la vida y obra de uno de los más grandes antropólogos prácticos: Thor Heyerdahl, que atravesó en barcas construidas por él mismo grandes extensiones de agua en sus investigaciones.

Después de pasar un día en las aguas seguramente te vendrá bien disfrutar de un trago en alguno de los relajados bares del este de la ciudad.

Esperamos que este itinerario de dos días en la ciudad de Oslo pueda servirte de inspiración para crear tu propio recorrido y disfrutar tu estancia al máximo.