Ópera de Oslo

Construida en 2008 muy cerca del sitio donde termina el Akerselva, la Ópera de Oslo no ha tardado en convertirse en el centro cultural más importante de la ciudad. Su edificio, de gran valor arquitectónico, fue premiado en múltiples ocasiones, y su programa cultural es también de excelencia.

Gran témpano

La Ópera de Oslo fue concebida como un gran témpano que se levanta de las aguas. Su gigantesco perfil se encuentra recubierto en mármol de carrara y cristal, y por la forma y disposición de su plaza inclinada parece hundirse a orillas del mar y emerger de las aguas.

El interior fue revestido en madera de roble haciendo uso de los métodos constructivos tradicionales utilizados por los carpinteros noruegos para la construcción de barcos. Los grandes ventanales conectan el edificio con su entorno y permiten observar los ensayos y otras actividades desde el exterior.

La terraza, que se encuentra abierta al público durante todo el año, ofrece grandiosas vistas de la ciudad y el fiordo.

Programa cultural

Además de su atractivo arquitectónico, la Ópera de Oslo es un fabuloso lugar para disfrutar de un espectáculo de primera línea. Allí presentan sus espectáculos los cuerpos nacionales de ballet, ópera, orquesta y coro.