Río Akerselva

El río Akerselva nace en el lago Mardalsvannet, atraviesa algunas de las partes más importantes de la ciudad y desemboca en el Fiordo de Oslo. Un paseo por su orilla es también un recorrido por la historia de Oslo, ya que el curso de agua se encuentra profundamente vinculado a ella.

Durante todo el año hay cosas para disfrutar en el Akerselva: espejos de agua para bañarse en verano, atractivos obstáculos de hielo que sortear en el invierno, paisajes coloridos en otoño y cafeterías donde sentarse a disfrutar un bocado en primavera.

El bosque del Akerselva es un pulmón verde de la ciudad. En él encontrarás grandes árboles, saltos de agua y abundante fauna silvestre. El río también está rodeado de antiguos galpones y fábricas que hoy se han convertido en interesantes zonas de recreo y esparcimiento. Hay cafeterías, restaurantes y galerías para explorar y disfrutar.

Grünerløkka

En su ribera también se encuentra el barrio Grünerløkka, un lugar de moda que se ha convertido un imán para las tiendas de diseño, locales vintage y pequeñas empresas. La diversidad y activa vida cultural del barrio también lo hacen un lugar atractivo para los viajeros.

El río desemboca en el fiordo de Oslo, muy cerca del edificio de la Ópera, otro de los grandes atractivos de la ciudad.