Consejos para tu visita a Oslo

Planifica el viaje

  • Oslo no es un destino particularmente barato, pero no desesperes: si reservas con suficiente antelación tu vuelo y alojamiento, podrás conseguir buenas ofertas en vuelos low cost y ahorrar mucho dinero.
     
  • Evita viajar en temporada alta. La oferta de alojamiento barato no es amplia y en esa época es casi imposible conseguir algo a precios razonables. Y no te asustes por el frío: hay muchas actividades que se pueden hacer tanto en el interior como en el exterior en otoño/invierno.
     
  • Si planeas conocer sitios cercanos a Oslo, te resultará muy conveniente alojarte fuera de la ciudad, una vez que hayas visitado las principales atracciones.
     
  •  Lleva ropa de abrigo incluso si vas a viajar en verano.

 Atracciones turísticas

  • La Oslo Pass es una excelente opción para ahorrar dinero en entradas, comidas y viajes. Tiene entrada gratis en algunas atracciones y excursiones, y descuentos en otras, además de tiendas y restaurantes. También ofrece viajes gratis ilimitados en la red de transporte público, incluyendo el ferry.
     
  • El autobús turístico con paradas libres es ideal para conocer la ciudad en poco tiempo. Tiene paradas en los sitios más importantes de Oslo, como el Palacio Real, el Parque Vigeland, el Ayuntamiento y la Ópera. Recuerda que el billete no incluye las entradas a las atracciones.
     
  • En los alrededores del centro de Oslo hay muchos sitios para conocer sin gastar dinero (excepto en transporte), como la Ciudad Antigua de Fredrikstad, con sus fosos y puentes levadizos, o la ciudad portuaria de Drøbak, atractiva por su particular arquitectura y por ser el lugar donde vive Santa Claus ;)
     
  • En los bosques y colinas alrededor de la ciudad (Oslomarka) hay muchos senderos para hacer caminatas. Hay ocho áreas recreativas específicas (lago Sognsvann, Frognerseteren, Lago Bjørnsjøen, son las más famosas) para disfrutar de la naturaleza, de día o de noche, con senderos, lagos  y espacios para sentarse a comer o simplemente disfrutar del paisaje. ¡Y son gratis! También hay cabañas donde pernoctar en Kikutstua.
     
  • Si viajas en invierno, seguramente querrás hacer una de las actividades más típicas de un país escandinavo: una bajada en trineo. Puedes llegar hasta Korketrekkeren, donde hay un tobogán de unos 2000 metros de largo y una altura de 225 metros. Cuando llegas abajo, puedes volver a subir ¡en metro!

Sobre el terreno

  • Cuando salgas de noche, olvida las bebidas alcohólicas: son muchísimo más caras que en cualquier otra parte del mundo, incluso Nueva York.  Lo que sí puedes hacer es comprar una provisión en el duty free shop del aeropuerto, al llegar a Oslo, y guardar para beber en tu alojamiento.
     
  • Los restaurantes no son precisamente económicos, ni siquiera los de comida rápida. Para el mediodía, lo mejor es comprar en algún mercado local. Por unos 15 € puedes comprar algo de pan, vegetales, fruta, queso y unos huevos. Si quieres comer en restaurantes aprovecha los descuentos que ofrece la Oslo Pass.
     
  • No es necesario comprar agua embotellada. El agua de grifo es perfectamente segura en Oslo.
     
  • En el Parque Vigeland se puede hacer picnic. Alrededor del parque hay restaurantes que venden comida para llevar y también mercados, si prefieres preparar un sándwich.
     
  • Si te gustan las ceremonias protocolares, no te pierdas el cambio de guardia en el Palacio Real. La ceremonia comienza en la Fortaleza Akershus a las 13:10. Desde allí los guardias caminan hacia Kikergaten y luego hacia la Karl Johans, junto al Palacio, donde el cambio de guardia se produce a las 13:30 en punto, sin importar el clima. Si tienes suerte de estar en Oslo el 17 de mayo, Día de la Constitución, esta procesión se transforma en un verdadero desfile en el que también participa la familia real.

Con la tarjeta Oslo Pass podrás acceder de manera gratuita a la red de transporte público de la ciudad y más de 30 museos y atracciones , además de disfrutar de descuentos en tiendas y restaurantes....

Leer más