Qué visitar en Cracovia: 10 lugares imprescindibles

Cracovia es una de esas ciudades europeas que tienes que tachar de tu lista de deseos en cuanto puedas. Las razones por las cuales esta ciudad de Polonia es uno de los destinos más interesantes de Europa son muchas: sus barrios, sus museos, su gastronomía, sus paisajes naturales, su historia y su tradición, compiten en otra liga.

Te demostramos porqué Cracovia es un lugar tan especial en esta lista de visitas imprescindibles que no pueden faltar en tu itinerario de viaje. Y si quieres seguir descubriendo su esencia, échale un vistazo también a esta lista de 30 cosas que ver y hacer en Cracovia. Ahora sí, ¿despegamos?

1. Plaza del Mercado

La Plaza del Mercado de Cracovia se ubica justo en el centro de la ciudad y es una de las más bellas del mundo entero. Tiene una superficie de 40.000 metros cuadrados y ostenta el título de la plaza medieval más grande de toda Europa. Te sugerimos que sea el primer sitio al que vayas cuando llegues a la ciudad, para que puedas juzgarlo por ti mismo.

Este pintoresco lugar está rodeado de casas burguesas y palacios medievales que le confieren esa imagen tan característica. Además, comprobarás que es un núcleo de vida social muy animado, donde se encuentra la Lonja de Paños, un centro comercial del siglo XIII, o la Basílica de Santa María, en cuyo interior se encuentra un retablo de madera que te dejará sin aliento.

Para vivirla, siéntate en alguna de sus terrazas, pídete un café o un batido y disfruta de un ambiente irrepetible. También puedes reservar un tour para conocer todos sus secretos y curiosidades de la mano de un guía de habla hispana.

Plaza del Mercado - Cracovia

2. Barrio Judío

También conocido como Kazimierz, el Barrio Judío de Cracovia es uno de esos lugares donde se respira historia y cultura en todos sus rincones. Este distrito, ya desde el año 1495, albergó una comunidad de judíos que coexistieron en paz con los cristianos a lo largo de los siglos. Fue con el Nazismo cuando todos ellos fueron trasladados al gueto de Cracovia.

Kazimierz, lamentablemente, quedó abandonado hasta que en el siglo XX se puso de moda y se reconstruyeron muchos de sus principales edificios y sinagogas.

Hoy en día es un lugar muy pintoresco y un punto de encuentro entre universitarios y artistas. Además, reúne un total de 7 sinagogas (una de ellas activa), museos hebreos y restaurantes que divulgan la cultura y la tradición de esta comunidad.

No te pierdas la Sinagoga Remuh o la Sinagoga Vieja, ¡que es la más antigua de toda Polonia! Hay tours guiados que te llevan por las calles del barrio, parando en sus áreas más interesantes.

En tu visita a este barrio tampoco puede faltar un paseo por sus callejuelas, escenario de míticas películas como La Lista de Schindler y de grafitis y arte callejero por doquier. Por otro lado, busca un buen restaurante por la zona para disfrutar de una suculenta cena y deleitarte con la gastronomía polaca

Barrio judío - Cracovia

3. Castillo y Catedral de Wawel

No olvides subir a la colina de Wawel para conocer de cerca el Castillo y la Catedral. La colina se ubica junto a la orilla del río Vístula y te sorprenderá por su arquitectura. De hecho, es uno de los complejos más valiosos de todo el mundo y probablemente el símbolo más representativo de la ciudad.

En el interior del castillo podrás maravillarte con las armerías, los apartamentos reales y, finalmente, la cueva del dragón de Wawel: un antiguo pozo de 21 metros de profundidad donde se dice que estaba la antigua morada de un dragón.

¿Sabías qué?

Según cuenta la leyenda, en la cueva de la colina de Wawel vivía un dragón que devoraba a los ciudadanos. Para acabar con él, un zapatero decidió rociar a un cordero con azufre, lo cual hizo que el dragón tuviese tanta sed, que se bebiese toda el agua del río Vístula y acabase explotando.

Tanto la Catedral como el Castillo de Wawel, son una opción excelente para conocer la historia del lugar desde una perspectiva más amena y entretenida. ¡No te los pierdas!

Castillo de Wawel - Cracovia

4. Gueto de Cracovia

El gueto de Cracovia, llamado Podgorze, fue el lugar en el que los nazis trasladaron a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Miles de judíos quedaron confinados tras la muralla de este barrio. En la plaza Bohaterów de esta área amurallada, los seguidores de Adolf Hitler escogían quién iba a ir a los campos de concentración y quién no.

¿Sabías qué?

El director de cine Roman Polanski fue un superviviente del gueto y en homenaje a las víctimas, añadió en la plaza el emblemático Monumento de las Sillas, que recuerda a todos aquellos judíos que tuvieron que dejar sus casas sin sus pertenencias.

En esta plaza, también se encuentra la Farmacia del Águila, la única del gueto durante el nazismo, que sirvió como refugio para muchos judíos.

De la antigua muralla todavía quedan dos restos que se encuentran en Lwowska 25 y en Limanowskiego 62. Se trata de uno de los lugares más visitados de esta zona y la cita con esta reliquia histórica es ineludible.

5. Fábrica Schindler

¿Has oído hablar de la Fábrica de Schindler? Oskar Schindler fue un afiliado al Partido Nazi que durante la invasión de Polonia adquirió una fábrica de ollas en la que trabajaron muchos judíos que se encontraban en campos de concentración. A medida que Oskar se dio cuenta del modo tan atroz en que eran tratados los judíos, convirtió su fábrica en un refugio para que no acabaran en campos de exterminio.

La fábrica es un símbolo de esperanza y compasión, y hoy en día se ha convertido en un museo, en el que podrás ver el despacho de Oskar, fotografías de la época, grabaciones y sonidos reales, entre otros objetos y proyecciones, que te transportarán a uno de los períodos más oscuros de la humanidad.

Sin duda, uno de esos lugares que dejan huella en la memoria. Visítala con un guía experto en historia y no dudes en ver la película de La Lista de Schindler para refrescar la memoria y entender la importancia de este lugar. Te emocionarás.

Fábrica de Oskar Schindler - Cracovia

6. Campo de Concentración de Auschwitz-Birkenau

A casi 70 km de Cracovia se encuentran los campos de concentración de Auschwitz (Auschwitz 1 y Birkenau), el principal centro de exterminio del nazismo, donde murieron más de un millón de personas.

Auschwitz 1 fue construido en 1940 para presos políticos polacos, hasta que acabó convirtiéndose en una cárcel para miembros de la resistencia, intelectuales, gitanos, judíos y homosexuales.

El campo de Birkenau, en cambio, se construyó en 1941 en la localidad de Birkenau (a 3 km del principal), como parte del plan de la Alemania nazi conocido como la Solución Final, que buscaba aniquilar por completo a la comunidad judía.

¿Sabías qué?

Los nazis engañaban a los judíos prometiéndoles un mundo mejor en los campos: se los vendían como si fueran parcelas y casas con puestos de trabajo envidiables. No obstante, la realidad era otra: si no servían para trabajar, eran asesinados, y si lo eran, trabajarían hasta su muerte.

Mientras recorres los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau, serás testigo de una de las mayores vergüenzas de Europa: el Holocausto. Conocerás las diferentes áreas destinadas a los trabajos, las pésimas condiciones en las que vivían y dormían los reclusos, o los lavabos comunes. 

También verás con incredulidad las cámaras de gas, fotografías y vídeos reales de la propaganda nazi, la verdad sin tapujos de los campos, y una inmensa colección de objetos que fueron robados a los prisioneros antes de ser asesinados: sus botas, sus gafas, sus ollas, etc. Todo, aquí, te resultará trágico y desgarrador, pero no deja de ser una realidad histórica que define gran parte de la primera mitad del siglo XX en Europa. Respira y tómatelo con objetividad y respeto.

Para conocer los Campos de Concentración de Auschwitz, te recomendamos que contrates un tour desde Cracovia con un guía de habla hispana. Es la mejor opción para desentenderte del transporte y aprender todo lo que necesitas saber. 

Campo de Concentración de Auschwitz - Cracovia

7. Minas de sal de Wieliczka

En tu viaje a Cracovia no puede faltar una visita a las minas de sal más antiguas de Europa: las Minas de Wieliczka, declaradas patrimonio de la Humanidad y una auténtica maravilla para los sentidos.

Cuando en el siglo XIII se descubrió sal gema en la zona de Wieliczka, se empezó a extraer este material y, con los siglos, se fueron ampliando en profundidad (325 m bajo tierra) y longitud (sus galerías se alargan en una red de 300 km aproximadamente).

Durante más de 9 siglos, los mineros excavaron las profundidades de esta mina donde hoy se pueden encontrar auténticas maravillas: lagos, cámaras y túneles infinitos, y capillas e iglesias como la Santa Kinga, que mide 54 metros de largo.

Durante la visita, bajarás más de 700 escaleras, aunque la subida la harás en ascensor. Se trata de un lugar muy particular que define el equilibrio perfecto entre el trabajo humano y el trabajo de la naturaleza.

Puedes llegar a ella tomando el autobús 304 desde Cracovia en la Galería Krakowska, y el horario de apertura es de lunes a domingo de 7:30 a 19:30 h. El precio de la entrada son 79 PLN, algo menos de 20 €. Nosotros te recomendamos que contrates un tour guiado para dejar el traslado, el horario y la entrada ya resueltos, además, disfrutarás de la compañía de un guía de habla hispana que te lo explicará todo sobre el lugar.

Minas de Sal Wieliczka - Cracovia

8. Planty

Con tanto ajetreo y visitas culturales, es probable que te apetezca desconectar un poco de todo y relajarte en un espacio verde y armonioso. En Cracovia la mejor opción para esto es, sin duda, el parque Planty, un amplio espacio con forma de anillo que rodea todo el casco antiguo.

Su origen se remonta al siglo XX, cuando la ciudad, que estaba en pleno crecimiento, se vio obligada a derruir sus murallas para seguir expandiéndose. En este espacio se construyó el pulmón de la ciudad, y es un espacio ideal para practicar deporte, leer, pasear, hablar o leerte un buen libro mientras tomas un refresco o un café.

Tiene 21 hectáreas y 8 km de longitud, lo suficientemente grande para relajarse mientras observas el intenso verde de sus jardines, los restos de la antigua muralla, sus monumentos, estatuas, y por supuesto, la puerta de Florián.

¿Sabías qué?

Durante muchos siglos, la puerta de Florián fue el umbral de acceso a la ciudad amurallada y daba inicio al Camino Real que recorrían los antiguos monarcas antes de su coronación, que finalizaba en el Castillo de Wawel.

Planty - Cracovia

9. Barbacana

No muy lejos de la puerta de Florián se encuentra un edificio de planta circular que te maravillará: Barbacana.

Se trata de un edificio antiguo con fines defensivos que todavía pervive, de hecho, es de los pocos que quedan en pie en toda Europa. Te encantará observar su forma cilíndrica y el foso que redondea el conjunto.

Este edificio conectaba con la antigua muralla ya desaparecida y con los accesos a la Puerta de Florián. Su estilo es bastante austero, pero podría catalogarse como gótico.

Si te fijas bien, verás un sinfín de saeteras en la fachada (130 en total), que servían para disparar flechas a los atacantes. Lo más bonito de este lugar es su exterior, pasear por lo que un día fueron las murallas y disfrutar de este entorno relajante y que tanto define la historia de Cracovia.

Su horario es de lunes a domingo de 10:30 a 17:00 h, y el precio de la entrada, aunque no es caro (8 PLN), te saldrá gratis si tienes la Krakow Tourist Card.

Barbacana - Cracovia

10. Salwator y el Monte Kosciuszko

Una de las joyas más ocultas de Cracovia es el barrio de Salwator: muy desconocido y a la vez uno de los más interesantes. En él se encuentra uno de los parques más grandes de la ciudad, así como iglesias y largas avenidas con un ambiente muy particular.

Si te gusta escapar de las multitudes, sin duda, esta es una de las zonas más alternativas. Aquí podrás subir al monte Kosciuszko, una colina artificial que se encuentra rodeada por una pintoresca muralla defensiva. Es, de hecho, el mejor mirador a la ciudad de Cracovia.

Por otro lado, no muy lejos se encuentra también el Museo Nacional, famoso por albergar una de las mejores obras maestras de Leonardo Da Vinci: La dama del armiño.

Puedes reservar un tour guiado que te llevará por todos estos lugares de interés y dejar así el itinerario resuelto de antemano.

Monte Kosciuszko - Cracovia