Casco antiguo de Cracovia

El recorrido por el casco histórico de Cracovia (Stare Miasto) será uno de los principales objetivos en tu viaje ¿por qué? Pues porque esta zona, antiguamente amurallada, concentra gran parte de los 10 imprescindibles de la ciudad. En ella hallarás los edificios históricos más importantes, así como también tesoros artísticos y arquitectónicos que abarcan más de 1000 años de historia. De hecho, este fue uno de los primeros lugares que figuró en la lista de la UNESCO, como patrimonio mundial. 

La colina de Wawel, la ciudad medieval de Cracovia y el núcleo medieval de Kazimierz​, son las tres zonas que se entrelazan para formar este icónico centro histórico. 

Un poco de historia

Recientes estudios paleontológicos demostraron que los primeros habitantes de la actual Cracovia se remontan al período del Paleolítico. Sin embargo los primeros registros como ciudad datan de finales del siglo IX, gracias al legado de un comerciante sefardí, quien documentó que en 965 esta localidad era un centro de gran actividad mercantil, donde se cruzaban diversas rutas comerciales.

Para el año 1000 Cracovia se une al estado Polaco bajo la autoridad de la Dinastía Piast; momento en el cual se establecería la residencia de la monarquía en los próximos siglos. Ya en 1038 el casco histórico o "Stare Miasto" se consolida como el primer distrito administrativo de Polonia, con una vertiginosa actividad política y religiosa. 

Después de las violentas invasiones de los tártaros, Cracovia quedó prácticamente destruida. En 1364 el Rey Casimiro el Grande comenzó a reconstruir la ciudad y gran parte del patrimonio con el que hoy cuenta. Este monarca fue el responsable de levantar el Castillo de Walwel, la Academia de Cracovia, entre otros. 

Con la dinastía Jogalia la ciudad mantuvo su acelerado auge y gozó de un imparable período de esplendor. En este punto la Cracovia vivía el florecimiento de las ciencias y artes. Posteriormente la capital de Polonia se muda a Varsovia.

Este casco histórico es el resultado de posteriores años violentos y convulsionados de invasiones (suecas, prusianas, rusas y alemanas) y guerras (Primera y Segunda Guerra Mundial).

Qué ver

La visita al casco antiguo está entre las cosas más interesantes para ver y hacer en Cracovia. Y es que esta zona es, en realidad, la ciudad medieval fundada en 1257 por el príncipe Boleslav V. Cracovia estaba rodeada por una muralla que la protegía, dentro de la cual quedaban las 8 puertas de acceso a la ciudad. De todas esas puertas, la única que aún se conserva es la Brama Florianska (Puerta de San Florián). Antes de atravesarla podrás ver la Barbacana, un bastión circular, parte de la muralla original, y única sección que se conserva de ésta.

No dejes de recorrer la peatonal Kanonoczna (Calle de los Canónigos), o la calle Grozka, donde podrás ver numerosos edificios de los siglos XVI y XVII.

De esta puerta sale la Ulica Florianska (Calle San Florián), una de las más concurridas, por su actividad comercial. Allí encontrarás tiendas, restaurantes, hoteles y cafés, junto a bellos edificios renacentistas.

Esta calle forma parte de lo que se conoce como Camino Real de Cracovia (Droga Królewska), que pasa por la Rynek Glowny (Plaza Mayor o Plaza del Mercado), hasta llegar al Castillo Wawel, del siglo XIV.

En el casco antiguo también se encuentran la Catedral de Cracovia, la basílica gótica Kosciol Mariacki (Basílica de Santa María, sobre la plaza Rynek Glowny); el teatro Slowacki; el Collegium Maius y demás edificios de la Universidad Jagellónica; la torre del Ayuntamiento, del siglo XIII; la Iglesia de San Adalberto del siglo XI, y numerosos edificios de distintas épocas históricas.

Visita guiada por el centro histórico

Sus calles, plazas y monumentos han visto pasar a diferentes dinastías y sus reyes, invasiones y guerras; así que conocer cada uno de los rincones de esta old town, seguro valdrá la pena. Una de las mejores formas de sumergirte en esta herencia cultural es caminando por sus calles, de la mano de un guía experto. Verás sus principales monumentos, como la Plaza del Mercado, el Castillo de Wawel, el Barrio Judío o la Iglesia del Corpus Christi, entre otros. 

centro historico cracovia