Historia de Cracovia

Cracovia es una ciudad con una larga historia. Su origen podría remontarse, según recientes hallazgos arqueológicos, a la Edad de Piedra, por los restos encontrados en la colina Wawel, sobre el río Vístula. 

Edad Media - Origen histórico y Dinastía Piasta

La leyenda atribuye la fundación de esta ciudad a los reyes Krakus y Wanda, quienes asentaron su tribu sobre la cima del Wawel, donde vivía un peligroso dragón.

La primera referencia a esta ciudad la encontramos en los registros del comerciante Abraham ben Jacob quien, en el año 965, menciona una rica ciudad ubicada en un cruce de rutas comerciales y rodeada de bosques.

Los primeros datos históricos son cercanos a esa fecha, cuando se menciona a Cracovia como importante ciudad comercial y se realiza la construcción del castillo en la cima de la colina Wawel.

Políticamente, la provincia de Cracovia fue anexada a los territorios de la dinastía Piasta alrededor del 990, época en que nació el Reino de Polonia. En el 1038 Cracovia fue designada capital del reino y sede real, rango que mantuvo hasta 1596.

Muchos de los grandes edificios construidos a partir del año 1000 fueron obra de la Dinastía Piasta, que reinó en Polonia desde sus orígenes hasta el 1370. De estos tiempos son el Castillo Hatted, las iglesias San Adalberto  y San Feliks, y la Universidad de Cracovia.

En el 1241 Cracovia fue invadida y virtualmente destruida por los mongoles. Fue reconstruida en 1257 y a partir de ese momento se le concedió la autonomía política. Sufrió un nuevo saqueo en 1259 y un intento infructuoso de saqueo en 1287. Después de estos ataques la ciudad fue rodeada por una muralla defensiva de 3 kilómetros con 46 torres y 7 puertas monumentales. Durante los siguientes dos siglos las murallas fueron ampliadas.

La época de florecimiento de Cracovia se debió a uno de los reyes más importantes de la Dinastía Piasta, Casimiro el Grande (1333-1370), quien ordenó la construcción de varias iglesias góticas, como Santa María y Corpus Christi; la Academia Cracovia, que luego dio origen a la Universidad Jagellónica, y la fundación de dos ciudades, Kazimierz y Kleparz.

Siglo XIV al XVII -  Dinastía Jagellónica

La ciudad continuó creciendo bajo la dinastía Jagellónica (1386-1572), hasta convertirse en un importante centro comercial, artístico y científico, en gran parte gracias a su universidad.

Se convirtió en una de las ciudades más importantes de un imperio que se extendía desde el Mar Negro hasta el Báltico, ya que formó parte, junto con el resto de Polonia, del Imperio Austríaco y el Ducado de Varsovia.

El movimiento renacentista también llegó a Cracovia de la mano de artistas italianos. Muchos de ellos pasaron un tiempo en Cracovia a lo largo del siglo XV. De esta época, 1489, es el famoso retablo de madera de la Basílica de Santa María, realizado por el escultor Veit Stoss.

El rey Segismundo I (1506-1548) fue un gran impulsor de las artes. A él se debe la remodelación del Castillo Wawel, reconstruido al estilo renacentista. En honor a este rey se bautizó "Segismundo" a la campana más grande de la Catedral de Wawel.

El rey Segismundo II murió sin dejar herederos y comenzó una época de declinación para Cracovia. La corona pasó a un miembro de la dinastía Vasa. Segismundo III decidió trasladar la capital a Varsovia en 1596, aunque Cracovia siguió siendo ciudad real, donde se coronaba y sepultaba a los reyes.

Siglos XVII al XIX  - Caída de Cracovia y reparto de Polonia

En 1648 la dinastía Vasa fue expulsada en el transcurso de las "guerras cosacas". Luego los rusos ocuparon Polonia, hasta que en el año 1655 Cracovia fue invadida y completamente destruida por los suecos.

En 1772, tras un breve período de recuperación política, Polonia fue invadida por una coalición de Rusia, Prusia y Austria, quienes dividieron el país y anexaron las zonas a sus propios territorios.

El país sufrió dos particiones más, en 1791 y 1795. En ese momento Cracovia pasó a formar parte del Imperio Austríaco y luego, en 1809, del breve Ducado de Varsovia, creado por Napoleón.

Tras la caída de Napoleón, y durante un breve período de tiempo (1815-1846), fue un país independiente, la Ciudad Libre de Cracovia, pero luego volvió a formar parte de Austria y el Imperio Austrohúngaro, época en la que fue el polo cultural de Polonia.

Siglos XX y XXI - Guerras y recuperación

Durante la Primera Guerra Mundial, Cracovia fue asediada por los rusos y muchos residentes abandonaron la ciudad.

En 1918, antes del final de la guerra, estalló una revolución y Cracovia se liberó de los austríacos. Por el Tratado de Versalles, Polonia se convirtió en estado soberano.

La invasión de Polonia por parte de Alemania, el 1 de septiembre de  1939, fue uno de los hechos que dio inicio, oficialmente, a la Segunda Guerra Mundial, ya que sólo unos días después de esta invasión el Reino Unido y Francia declararon la guerra a Alemania.

El 17 de septiembre del mismo año también el ejército ruso invadió Polonia, dividiéndose con los alemanes el control del país, según un pacto secreto firmado por Hitler y Stalin.

Cracovia quedó en poder de los alemanes, que establecieron un gueto, y campos de concentración en las afueras de la ciudad: Płaszów, en los suburbios al norte de la ciudad, Auschwitz, en Oświęcim, unos 60 kilómetros al oeste, y Birkenau, en Brzezinka, a 3 kilómetros del anterior.

Polonia es el país que más ciudadanos perdió en la guerra, alrededor de una quinta parte de su población. Más de 15.000 personas que vivían en el gueto judío fueron exterminadas en el lugar en 1943, mientras que los sobrevivientes fueron enviados a los campos de concentración.

Durante la Segunda Guerra Mundial muchas obras de arte de los museos de Cracovia fueron robadas por el ejército alemán, y gran parte de los intelectuales de Cracovia, la mayoría profesores de la universidad, fueron enviados a los campos de concentración.

Las fronteras de Polonia, al finalizar la guerra, fueron establecidas por la Conferencia de Potsdam, perdiendo el 20% de su territorio ya que, aunque recuperó una parte invadida por Rusia, perdió otra que quedó bajo control de Alemania.

Rusia estableció un gobierno comunista en el país. En 1952 se proclamó la República Popular de Polonia, aunque no fue hasta  1989 que se realizaron las primeras elecciones democráticas desde el fin de la guerra, y el país pasó a llamarse República de Polonia. Estas elecciones provocaron el fin de la ocupación rusa de Polonia.

La ciudad logró renacer, después de la guerra, a pesar de la ocupación soviética. De Polonia salieron un Premio Noble de la Paz, Lech Walesa, y el primer Papa no italiano en casi 500 años, Karol Wojtyla, Juan Pablo II. En 1978 el centro histórico de Cracovia fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Por todos esos motivos y por su historia, Cracovia es actualmente uno de los mayores atractivos turísticos de Europa Central, uno de los centros nacionales del arte y la ciencia y una de las ciudades más importantes del mundo a nivel cultura.

Primer rey de Polonia