Basílica de Santa María

La Basílica Santa María se alza en la Plaza del Mercado y es una de las más bellas e imponentes de Europa, la más importante de Cracovia (junto con la Catedral de Wawel) y, sin duda, una de las más famosas de Polonia.

Se construyó a principios del siglo XIII, fue destruida por los mongoles, y reconstruida a comienzos del siglo XIV.

Un poco de historia

La iglesia original, de estilo gótico, se construyó en el siglo XIII sobre los restos de una iglesia románica.

A lo largo del tiempo fue reconstruida y remodelada en varias ocasiones, lo que resulta en una mezcla de estilos que podemos ver tanto en el exterior como en el interior.

Durante la invasión de los mongoles la iglesia fue destruida, y reconstruida nuevamente en estilo gótico entre 1290 y 1300.

A mediados del siglo XIV, durante el reinado de Casimiro el Grande, se hizo una remodelación y ampliación de Santa María con fondos aportados por la burguesía de Cracovia, que quería tener una iglesia más grande que la Catedral de Wawel. En esta reforma se añadieron los vitrales, se construyó una bóveda y se amplió la nave central.

En el siglo XV, cuando se reconstruyó, se añadieron las naves laterales y las torres, una de las características más emblemáticas de esta iglesia, ya que son de distinta altura y estilo.

El interior tiene elementos barrocos, por una reforma hecha en el siglo XVIII.

El cementerio de la iglesia fue trasladado en el siglo XIX y el espacio convertido en una plaza, Plac Mariacki. En esa misma época se rediseñó el interior de la basílica, añadiendo elementos neogóticos.

Qué ver en la Basílica de Santa María

De las cuatro vidrieras originales de 1365 sólo se conservan tres. La cuarta es del siglo XIX.

En el Gran Altar o Altar de Santa María (Oltarz Mariacki) se encuentra el retablo de madera más grande de Europa, realizado por el escultor Veit Stoss entre 1477 y 1489. El retablo de estilo gótico está ornado con 200 esculturas que representan a la Virgen María con los apóstoles, la Sagrada Familia, el árbol familiar de María, la ascensión de la Virgen y otras escenas bíblicas.

La mayoría de las capillas fueron agregadas en el siglo XV y son de estilo barroco. Vale la pena recorrerlas todas porque sus pinturas, esculturas y murales son verdaderas obras de arte.

El Altar de la Santa Cruz fue construido en 1735 en mármol negro con incrustaciones de mármol rosa. La cruz del altar es del siglo XV y fue también esculpida por Veit Stoss.

La decoración de la cúpula, que representa un cielo estrellado, es del siglo XIX, igual que las pinturas de los muros, con elementos ornamentales y heráldicos, y ángeles tocando instrumentos musicales.

Las dos torres

La torre norte es la más alta (82 metros) y fue construida como torre de vigilancia. La torre sur, de 69 metros, era el campanario de cinco campanas, dos de las cuales se conservan desde el siglo XIV.

El remate de la torre norte es una espira de estilo gótico con una corona encima y se agregó en el siglo XV. El de la torre sur, del siglo XVI, es de estilo renacentista tardío.

En la torre norte, a los 54 metros de altura hay una plataforma desde la cual se toca cada hora,  desde hace más de 700 años y en forma ininterrumpida, una melodía en trompeta, el Hejnał mariacki, una canción popular polaca.

La leyenda del Hejnał mariacki

Esta melodía se repite cuatro veces, hacia los cuatro puntos cardinales, y acaba siempre en forma abrupta. La explicación a esto se encuentra en una leyenda.

La señal se tocaba, desde esa misma torre, para indicar a los habitantes de la ciudad la hora de apertura y cierre de las puertas. También se utilizaba para dar la alarma en caso de incendio o de ataque enemigo.

Dice la historia que un día de 1241, cuando el trompetista tocaba el Hejnał mariacki para indicar que se acercaban los tártaros y que debían cerrarse las puertas, una flecha disparada por un arquero invasor atravesó la garganta del joven, que murió de inmediato. Desde ese momento, la melodía se siguió tocando diariamente, pero interrumpiendo el son en medio de una nota.

Cracovia es la única ciudad del mundo en la que se conserva la tradición de tocar el Hejnal cada hora.

Se puede subir a lo alto de esta torre por una escalera de 239 escalones para tener no sólo una hermosa vista de la ciudad, sino para acceder a la sala de los trompetistas y ver la placa de madera donde están grabados los nombres de los primeros "magos de la trompeta". 

basilica santa maria

Horario: 

De lunes a sábados de 11:30h a 18:00h, domingos de 14:00h a 18:00h.

Precio: 

Entrada regular: 10 PLN.

65+: 8 PLN.

Estudiantes: 5 PLN.

Dirección: 

Rynek Główny.

Teléfono: +48 12 422 05 21.

Cómo llegar: 

A pie: desde la Plaza del Mercado.