Itinerario y ruta de 3 días por Cracovia

Una de las mejores opciones para no perderte ningún detalle durante tu estancia es contratar tours con guías especializados.

Si prefieres viajar a tu aire, te proponemos estos itinerarios. Consulta nuestro mapa y busca los mejores barrios para alojarte

Día 1 de ruta por Cracovia

El primer día de Ruta por Cracovia conoceremos la Ciudad Vieja, comenzando el recorrido por la Colina Wawel.

Te recomendamos empezar el día bien temprano, ya que las entradas para el Castillo Wawel, nuestra primera visita, son limitadas y se agotan rápidamente.

El Castillo, antigua residencia real, es actualmente un museo en el que podremos recorrer distintas salas, ver la Torre Sandomierska, entrar a la Cueva del Dragón y ver interesantes exhibiciones.

Después de hacer un recorrido por los jardines visitaremos la Catedral de Wawel, lugar donde antiguamente se coronaba a los reyes de Polonia. En el interior veremos la Capilla de Segismundo, un bello ejemplo de arquitectura renacentista.

Caminaremos hacia el norte por la calle Kanonicza, donde se encuentran los edificios históricos mejor preservados de Cracovia, hasta la Plaza de Santa María Magdalena, donde antiguamente funcionaba un mercado.

Cruzaremos la plaza hasta la calle Grodzka, una de las más antiguas de la ciudad (ya existía en 1257). Frente a la plaza se levantan las iglesias San Pedro y San Pablo, y San Andrés.

Siguiendo por Grodzka pasaremos por la Plaza de Todos los Santos, antiguamente parte de la Iglesia de Todos los Santos, del siglo XIII, que fue demolida en el siglo XIX. Hoy se levanta allí el moderno Pabellón Wyspiański, para conferencias y exhibiciones.

Finalmente llegaremos a Rynek Glowny, la Plaza del Mercado. Podemos hacer una pausa para almorzar en algunos de los muchos restaurantes o cafés que hay en la zona de la plaza.  

Después del almuerzo recorreremos los alrededores de Rynek Glowry, donde se encuentran muchos edificios históricos de Cracovia.

En el centro de la plaza se levanta el edificio renacentista del Mercado de Telas (Sukiennice), actualmente una de las sedes del Museo Nacional, donde se exponen obras de importantes artistas polacos.

En una esquina de la plaza está la Torre de piedra del antiguo Ayuntamiento, del año 1300. Si tienes ganas, puedes subir para ver el mecanismo del reloj, pero no es una visita imprescindible, realmente.

Frente a la plaza está la Basílica de Santa María (Kosciol Mariacki). Su decoración interior es una obra de arte en sí misma, con sus frescos y su bóveda tachonada de estrellas. Sin duda, no dejaremos de asombrarnos ante la magnificencia del retablo esculpido por Veit Stoss.

También frente a la plaza podremos ver los restos de la iglesia románica de San Adalberto, del siglo XI, que fueron descubiertos en recientes excavaciones.

Podemos desviarnos una cuadra para llegar a la Universidad Jagellónica y visitar el Collegium Maius, para luego regresar a la plaza.

Saliendo de la Plaza caminaremos por la Ulica Florianska (Calle San Florián) y atravesamos la Brama Florianska (Puerta de San Florián), también conocida como Porta Gloriae (la Puerta de la Gloria), ya que por ella entraban los reyes cuando volvían de una batalla. Es la única que se conserva de las 8 puertas que tenía la ciudad amurallada.

Finalizaremos nuestro recorrido en la Barbacana, un bastión circular que formaba parte de la muralla original y única parte que se conserva de ésta. La  muralla tenía 39 torres, que eran defendidas por los gremios de artesanos de la ciudad: zapateros, carpinteros, constructores, etc.

Podemos terminar nuestro primer día en Cracovia con una cena en un restaurante de comidas típicas polacas. En el centro histórico hay varios restaurantes que sirven estas comidas, a muy buen precio.

Día 2 de ruta por Cracovia

El día 2 vamos a dedicarlo a visitar uno de los sitios más estremecedores de Polonia, el campo de concentración Auschwitz-Birkenau.

Si deseas hacer la visita por tu cuenta, desde la estación central de autobuses de Cracovia parten minibuses que llevan a la puerta de Auschwitz. Ten en cuenta que lo más conveniente es hacer la visita por la mañana temprano, ya que te llevará varias horas recorrer cada uno de los campos.

También puedes contratar una excursión de medio día, que incluye traslado y guía, lo que te facilitará tanto la llegada a Auschwitz como el viaje a Birkenau.

Dentro de Auschwitz funciona el Museo del Holocausto. Podremos ver lo que se ha conservado de las instalaciones originales y también objetos, fotografías y documentos que recuerdan los padecimientos de los prisioneros de ese campo.

En la puerta de Auschwitz se toma el colectivo local que lleva a Birkenau, la segunda sección de este campo de concentración.

De regreso en Cracovia, por la tarde podemos hacer la "Ruta Judía", en Kazimierz.

Si venimos desde Rynek Glowny por Stradomska, tomaremos la calle Miodowa. En Miodowa 24 se encuentra la Sinagoga Tempel, del siglo XIX, llamada "progresiva". Una de sus características era que los sermones se daban en polaco y alemán. Dejó de funcionar en 1968.

Pasaremos por la sinagoga Kupa, en Miodowa 27, y el Nuevo Cementerio Judío, en Miodowa 55. Fue construido en 1800, cuando se dejó de usar el cementerio de la Sinagoga Remuh.

Tomaremos la calle Szeroka, donde se alza la Sinagoga Remuh, donde se conserva un rollo de la Torá del siglo XV. Junto a la sinagoga está el cementerio judío más antiguo de Cracovia. Allí está enterrado el rabino Moses Isserles, que murió en 1572.

En Szeroka 16 está la sinagoga Popper, fundada en 1620 por un rico hombre de negocios llamado Wolf Popper.

Y en Szeroka 24 la Sinagoga Vieja, que se supone fue construida inmediatamente después del decreto de 1495. Actualmente funciona allí el Museo de la Cultura y la Historia de los Judíos de Cracovia.

Regresaremos hacia la calle Krakowska por Józefa. En el número 38 está la Sinagoga Alta (Alte Schul), construida entre 1556 y 1563, bautizada de ese modo por tener dos pisos. Era la única sinagoga de Polonia que tenía el lugar de oración en un piso superior. Esta sinagoga fue destruida en la Segunda Guerra Mundial y sólo se conserva la fachada.

Seguiremos por Józefa y pasaremos por el centro mismo de Kazimierz, la plaza Nowy (Żydowski), que fue parte de la ciudad de Libuszhof. La antigua casa de oración, que estaba ubicada a un costado de la plaza, es actualmente el Centro de Cultura Judía.

Llegaremos hasta Bożego Ciała 26, donde se encuentra la Iglesia gótica Corpus Christi. Y algo más alejada, en Augustiańska 7, la Iglesia de Santa Catalina.

Kazimierz es un lugar muy animado por la tarde/noche. Puedes cenar en alguno de sus restaurantes antes de regresar a tu alojamiento. 

Día 3 de Ruta por Cracovia 

Una excursión muy recomendable si visitas Cracovia es la de la Mina de sal de Wieliczka. Puedes llegar a Wieliczka en tren, desde Dworzec Główny. También puedes contratar una excursión de medio día, con salida desde el centro de Cracovia, que incluye traslado y guía en español.

Allí podrás recorrer túneles y cámaras que están a más de 300 metros de profundidad y maravillarte con las capillas talladas en las paredes de sal, las estatuas e imágenes esculpidas por los mineros a través de los siglos, y hasta conocer los rudimentos del oficio de minero.

Hay 20 cámaras que se recorren en la "Ruta Turística", que dura 3 horas, entre las cuales está la Capilla Santa Kinga. También se visita el Museo de la Sal.

Finalizado el paseo puedes almorzar en uno de los dos restaurantes que funcionan en las instalaciones de la mina, el Grand Sal Restaurant  y la Taberna del Minero, en la cámara Budryk.

Por la tarde podemos llegar en tranvía o autobús a la fábrica de Oskar Schindler, donde veremos la exhibición permanente "Cracovia durante la ocupación nazi".  Si viste la película "La lista de Schindler", de Steven Spielberg, notarás que las escenas en las que se ve el frente de la fábrica fueron filmadas en la puerta misma de la fábrica verdadera, aunque no se filmó en el interior.

Spielberg también obtuvo autorización para filmar dentro de Auschwitz, pero desistió de hacerlo, por respeto a quienes estuvieron detenidos allí. 

¿Tienes más días?

No dejes de visitar el Santuario de Czestochowa, donde se guarda la imagen de la Virgen Negra, o la villa Zakopane, la capital de invierno de Polonia, donde podrás disfrutar de bellísimos paisajes.

También puedes recorrer algunos de los más famosos museos de la ciudad, como el Museo Nacional de Cracovia, que tiene varias sedes, todas con exhibiciones muy recomendables.