Málaga

Menú

Mijas

14

tours en Málaga desde

Ver todos

En plena Costa del Sol se encuentra uno de los pueblos más bonitos de España: Mijas. Se trata de una zona salpicada de un sinfín de casitas blancas que se distribuyen por la falda de la sierra de Mijas, regalándonos una de las estampas más pintorescas del sur de España.

Se encuentra tan solo a 20 km desde el centro de Málaga, por consiguiente, el viaje en coche no te llevará más de 20 minutos, y descubrirás que habrán merecido la pena cuando llegues.

Breve historia

Los vestigios arqueológicos encontrados en Mijas nos cuentan que los fenicios y los griegos ya llegaron a este lugar atraídos por su riqueza minera. Cuando llegaron los romanos la llamaron Tarnisa, y gozó de mucha prosperidad gracias a sus canteras de mármol.

Tras la conquista de los musulmanes, Mijas se fue forjando a sí misma paulatinamente, y desarrollando la identidad que caracteriza a los poblados que han estado bajo dominación musulmana. Cuando pertenecía ya al reino nazarí de Granada, sus pobladores mantuvieron una fuerte resistencia a las tropas cristianas de los Reyes Católicos tras la Reconquista, y no hubo rendición hasta el año 1487. Años más tarde los pueblos y las villas fueron repartidas por cristianos.

La población de Mijas fue creciendo exponencialmente durante la Edad Moderna, tanto que desde 1492 hasta 1786, hubo un aumento de 220 a 4207 personas. La explotación del mármol fue una de las principales actividades económicas de Mijas. Tanto el incremento de la población como de la actividad económica hizo que las cuentas municipales aumentasen también exponencialmente.

En el siglo XIX, y tras la Guerra de la Independencia y la ocupación de las tropas napoleónicas, la economía fue en aumento gracias a la agricultura, la ganadería y la industria del papel. La importancia de la agricultura, hizo que la población creciese todavía más, aunque su actividad se viese truncada tras la Guerra Civil y que no se recuperaría hasta años después.

Qué ver en Mijas

Mijas es un pueblecito que, a pesar de su larga historia, puedes ver tranquilamente en un día, además no está nada lejos del centro de Málaga, por lo que podrás verla con calma si te encuentras hospedado en esta ciudad del sur de España. A continuación, te explicamos brevemente qué no puedes dejar de ver en tu visita.

  • Callejuelas: si por algo destaca Mijas, es por la particularidad de sus callejuelas, irregulares, con las fachadas de las casas pintadas de blanco, sus flores, radiantes y colgando de maceteros, y el suave aroma del jazmín. Mientras caminas, te sentirás envuelto de la auténtica magia y embrujo andaluz.

  • La Muralla árabe: si vas por el Paseo de la Muralla, obtendrás unas fabulosas vistas al pueblo de Mijas, y verás los restos de la antigua muralla árabe. Se trata de uno de los miradores con más encanto de Andalucía. Lo bonito del lugar es contemplar la integración de la naturaleza de la sierra con la arquitectura blanquecina del pueblo, enmarcado por el infinito y poético azul del mar.

  • Burro taxi de Mijas: En los años 50 los trabajadores volvían a sus casas montados en burro, desde entonces, los paseos en burro por el pueblo son una tradición. Cuesta 15 € el paseo. Si decides hacer esta actividad, ten en cuenta que debes respetar y tratar cuidadosamente al animal para que ninguno de los dos sufra ningún daño.

  • Playas de Mijas: no muy lejos del pueblo se encuentran las playas de Mijas, distribuidas a lo largo de 12 km y con 8 banderas Q de Calidad Turística. En estas playas podemos encontrar el equilibrio perfecto entre playa, naturaleza y sol. Se puede acceder a ellas desde la senda litoral de Mijas, un paseo que las conecta, y que te permitirá descubrir escenarios costeros sin igual, así como rincones naturales repletos de encanto y serenidad.

Calle de Mijas

Cómo llegar: 

Coche: por la MA 20 y la AP-7 son 35,8 km, y te llevará un total de 37 minutos aproximadamente.

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.