Nápoles

Menú

Palacio Real

6

tours en Nápoles desde

Ver todos

El Palacio Real de Nápoles, ubicado en la plaza del Plebiscito, es uno de los lugares que ha servido de residencia a la familia real durante siglos. Tiene una interesante historia y está en perfecto estado de conservación, por lo que vale la pena dedicarle un tiempo a la visita.

Estatua de león en la Plaza del Plebiscito con el Palacio Real de Nápoles a su espalda

Breve historia del Palacio Real de Nápoles

El Palacio Real fue construido por orden de Fernando Ruiz de Castro con la intención de que sirviera para recibir a Felipe III de España, aunque la visita del rey nunca se concretó.

¿Sabías qué?

Algunos dicen que en verdad el virrey sabía que Felipe III de España no concretaría ninguna visita a Nápoles, pero que mandó a construir el Palacio Real de todas formas solo para satisfacer sus propios deseos.

La obra fue encargada a Domenico Fontana, que en ese entonces era uno de los arquitectos más prestigiosos de Occidente. Fontana diseñó un hermoso palacio de estilo renacentista, con una plaza al frente destinada a los desfiles y eventos públicos.

La decoración de los interiores estuvo también a cargo de grandes personalidades de la época: Battistello Caracciolo y Belisario Corenzio, entre otros, colaboraron en darle a los salones un estilo elegante y sofisticado.

En los años siglos siguientes se hicieron algunas modificaciones en el edificio. En la época de Carlos III de Borbón, el edificio se amplió hacia el mar, y los interiores de los nuevos salones fueron decorados en estilo barroco por Antonio Vaccaro (que también estuvo a cargo de las decoraciones del claustro de Santa Clara).

Después de un incendio, los interiores se remodelaron en estilo neoclásico entre 1838 y 1858. En 1888, la fachada fue adornada con las figuras de los principales reyes de Nápoles. Las podrás ver fácilmente desde la plaza del Plebiscito. Finalmente, en 1919 el edificio pasó a manos del estado y se convirtió en sede de la Biblioteca Nacional.

Detalle de la figura de Carlos VII de Nápoles dentro de una hornacina en el Palacio Real

Qué ver en el Palacio Real de Nápoles

Mientras recorres los salones con sus lujosos muebles y decoraciones, te sentirás parte de la realeza napolitana del pasado. Durante el recorrido tienes acceso a distintos salones históricos. Te recomendamos prestar especial atención a:

  • Gran Escalera de Honor. Es uno de los detalles arquitectónicos más imponentes del palacio. Está decorada con mármol policromado y estatuas enmarcadas por estucos. Sobre los escalones de mármol blanco se abren cinco ventanas a un jardín interior, que dejan entrar la luz y crean un maravilloso juego de luz y sombra.
     
  • Salón d’Ercole, donde se realizaban bailes y recepciones. Busca allí los tapices de la serie Amor e Psiche, realizados por la Real Fábrica de Nápoles.
     
  • Capilla palatina. El altar mayor está decorado con ágata, lapislázuli, ónix, jaspe y amatista. No te pierdas el fresco del techo, una representación de la Asunción hecha por Domenico Morelli.
     
  • Jardín colgante. Se encuentra en la azotea del palacio. Tiene preciosas vistas al mar y está decorado con bancos de mármol y bonitos setos de flores. Relájate allí al terminar el paseo.
Fachada del Palacio Real de Nápoles
  • Horario: 

    Todos los días de 09:00 a 20:00 h.

  • Precio: 

    6 €

  • Dirección: 

    Piazza del Plebiscito 1, 80132, Nápoles

  • Cómo llegar: 

    Metro Línea 1 estación Municipio y caminata de algunos minutos.

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.