Nápoles

Menú

25 cosas que ver y hacer en Nápoles

Nápoles es una ciudad para vivir con todos los sentidos. Y no es solo una forma de decir. Desde escuchar los recitales improvisados de sus pobladores en la plaza del Plebiscito hasta probar la consabida pizza napolitana, pasando por sentir en tu piel el frescor de sus rutas subterráneas y deleitarte con la belleza de los paisajes de sus alrededores… ¡Nápoles te invitará a sentirla con todo tu cuerpo!

En esta lista de 25 planes para hacer en la ciudad te invitamos a desgranar ese torbellino de sensaciones y ordenarlo en un collar de experiencias con nombre y apellido, para que puedas empezar a planificar tu itinerario por esta ciudad tan bella como caótica.

Y si aún no conoces los imprescindibles de Nápoles, estás invitado también a familiarizarte con ellos en nuestro Top 10. Ahora sí, ¡comencemos!

1. Pasar entre las estatuas ecuestres de la plaza del Plebiscito con los ojos cerrados, partiendo desde el Palacio Real. La tradición se remonta a la época de la reina Margarita, que una vez al mes le daba a un prisionero la posibilidad de ganar su libertad si cumplía la hazaña. ¡Buena suerte intentándolo!

2. Probar la pizza frita, una de las versiones más antiguas de la pizza. Se trata de una masa cerrada rellena de varios ingredientes y frita en abundante aceite. Pruébala en Antica Pizza Fritta de Zïa Esterina Sorbillo. Como verás por el nombre, ¡es una apuesta segura! En Piazza Trieste e Trento, 53.

3. Sentarte en un bar en plena calle a disfrutar de un trago al atardecer. Si quieres una opción romántica, déjate llevar por las lucecitas que iluminan algunos callejones. Si prefieres una opción popular, te recomendamos Cammarota Spritz, donde se reúnen jóvenes a beber Spritz por un euro. En Vico Lungo Teatro Nuovo 31.

4. Descubrir los lugares donde se refugiaban los napolitanos durante los bombardeos en la Segunda Guerra Mundial en la ruta de Nápoles Subterránea. Los recorridos son solo en inglés e italiano, pero los guías son tan entusiastas, que les entenderías igual aunque hablaran solamente en hopi.

5. Llegar hasta Pompeya. Para descubrir un capítulo esencial de la historia de la humanidad. Hazlo en un tour para poder visitar también el Vesubio sin estar a las corridas. Querrás recorrer Pompeya con calma y no perderte las increíbles vistas de la bahía de Nápoles desde la cima del volcán. Consejo: ve preparado para traer recuerdos. En la falda del volcán venden unas preciosas cajas con muestras de minerales de la zona que son im-per-di-bles.

6. Comer una auténtica Sfogliatella napolitana. En La Sfogliatella Mary, en la Galería Umberto I encuentras una excelente versión, con un hojaldre hecho en el cielo.

7. Visitar el museo arqueológico de Nápoles. Para descubrir sus colecciones pompeyanas y de otros objetos romanos. Los domingos entras gratis. ¡Aprovecha!

8. Tomar una de las mejores fotografías panorámicas del viaje en los jardines de Rufolo, en Ravello. Es la típica imagen de postal que tapiza las redes sociales de todos los que visitan la costa Amalfitana. ¡No te quedes afuera!

9. Secar tu ropa en el balcón. Si te hospedas en un apartamento típico napolitano, seguramente tendrás un tender donde secar tu ropa al sol. Nada como vivir la experiencia de reclinarse desde la ventana para colgar tus prendas al sol. Eso sí: no olvides sujetarla bien, ¡el viento suele hacer de las suyas con la ropa colgada!

10. Ver azules de otro mundo en la Gruta Azul. Estando tan cerca de la maravillosa Capri, no puedes dejar de visitarla. Te recomendamos hacerlo en un tour con los traslados incluidos que te lleva también hasta Anacapri.

11. Caminar por la via Caracciolo e Lungomare. Busca llegar al mar desde el centro histórico: te toparás con este camino que bordea la costa, desde donde tienes espectaculares vistas al Vesubio. Para dar un paseo tranquilo y mezclarte con los locales.

12. Descubrir la estatua del Cristo Velado en la capilla de San Severo. Es de no creer el grado de perfección que alcanza esta escultura de Giuseppe Sanmartino. No está permitido tomar fotografías, pero en el lugar venden un librito con buenas tomas por 8 €.

13. Hacer la ruta Speleo Light en la Galleria Borbonica. Recibes un casco con luz, traje y te lanzas a explorar un antiguo acueducto subterráneo de la Neápolis grecorromana. ¡Emoción pura!

14. Encontrar la tumba del patrono de la ciudad en las catacumbas de San Gennaro. Durante el recorrido te acompaña un guía vestido con traje de época y, si quieres, puedes finalizar el paseo degustando platos típicos en una iglesia antigua.

15. Ver cómo Spaccanapoli parte en dos a Nápoles desde la Piazzale di San Martino. Es un lugar perfecto para observar desde arriba el casco antiguo de la ciudad.

16. Conocer el claustro de la Basílica de Santa Clara. Está decorado con murales y azulejos y es bellísimo. Allí mismo puedes visitar el precioso patio interior y un pequeño museo. Una perla escondida.

17. Entrar en el teatro de San Carlos. Fue inaugurado en 1737 y es uno de los teatros más antiguos del mundo aún en funcionamiento. Puedes hacer una visita guiada, pero lo mejor es conseguir entradas para un espectáculo y vivir la experiencia en primera persona.

18. Vivir la magia de Sorrento y la Costa Amalfitana. Para conocer preciosas casas de color pastel que se asoman al mar y huertos perfumados con limones. Si haces la visita en un tour puedes conocer varias localidades en el día de la manera más sencilla. ¡Aprovecha el tiempo al máximo!

19. Disfrutar de las espléndidas vistas desde lo alto del Castel dell’Ovo. Son realmente magníficas y alcanzan hasta la isla de Capri y el Vesubio. ¿Lo mejor? ¡Puedes subir en ascensor y la entrada es gratuita!

20. Sorprenderte con el espectacular interior barroco de la iglesia de Gesú Nuovo. Por fuera el edificio no llama demasiado la atención, pero apenas cruzas el umbral entras en un universo completamente distinto, con columnas de mármol, muchísima luz y excepcionales ejemplos de pintura y escultura barroca. Magnífico.

21. Descubrir que no solo hay belenes en la via San Gregorio Armeno: también encuentras la llamativa iglesia barroca del mismo nombre. Si te gusta este estilo arquitectónico, no te la pierdas, es una verdadera maravilla.

22. Tomar una deliciosa granita en Lello delle Granite. Tienen una variedad increíble y están preparadas con frutas frescas. En invierno, sirven también chocolate caliente.

23. Admirar la cantidad de estilos superpuestos del Duomo di Napoli, la catedral. Su historia se remonta tan lejos en el tiempo, que es muy probable que se levante en el mismo lugar en que existía un templo al dios Apolo.

24. Subir al castel de Sant’Elmo en funicular. Y disfrutar una de las vistas más bonitas de la ciudad desde las alturas.

25. Asombrarte con el Parco Sommerso di Gaiola. Un lugar para hacer kayak, snorkel y descubrir ruinas romanas y la increíble fauna marina a pocos minutos del centro.

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.


6

tours en Nápoles desde

Ver todos