Tenerife

Menú

Garachico

9

tours en Tenerife desde

Ver todos

Garachico es un pueblo que tienes que visitar sí o sí en tu viaje a Tenerife por la belleza que emanan sus calles adoquinadas, sus construcciones históricas y sus iglesias tan particulares desde un punto de vista arquitectónico.

Breve historia

Antes del siglo XV, la zona se encontraba ocupada desde época guanche, y fue parte del antiguo reino Menceyato de Icos, que era una de las nueve demarcaciones que tenían los guanches en esta isla.

Cabe mencionar que los guanches eran los antiguos aborígenes de toda la isla de Tenerife, y estuvieron en ella hasta la conquista castellana en el año 1496. Genética y culturalmente, estos pueblos estaban relacionados con los bereberes del norte de África.

Después de la conquista, el puerto de Garachico se convirtió en el principal, y desde aquí zarpaban navíos cargados de azúcar y vino, hacia el continente americano y por Europa. Esto hizo que la población progresase mucho económicamente.

El pueblo de Garanchico es como el ave Fénix: resurgió de sus propias cenizas cuando en el año 1706 una erupción del volcán Trevejo devastó todo casi por completo. Este desastre natural, solo sirvió para que sus ciudadanos, poco a poco, la volvieran a construir con, si cabe, aún más encanto e identidad. El problema fue que el puerto más importante pasó a trasladarse al muelle del Puerto de la Cruz, quedando este como un pequeño puerto para pescadores.

Garachico consiguió el título de Villa y Pueblo, y durante los siglos XIX y XX, se invirtieron recursos para promoverla y embellecerla.

Qué ver en Garachico

  • Casa de los Molinos. En Garachico solo queda un molino harinero original en cuyo interior se alberga una exposición sobre la actividad vulcanológica del pueblo. El resto de molinos fueron desapareciendo durante el siglo XIX.
     
  • Castillo fortaleza San Miguel. El rey Felipe II mandó construir este castillo en el año 1575 para defender el pueblo de posibles invasiones, así como sus riquezas. El conjunto, tanto por su arquitectura como por el lugar en el que se ubica, es una maravilla.
     
  • Ermita de San Roque. Justo en la entrada del casco antiguo de Garanchico se encuentra una discreta y sencilla ermita que construyeron los propios vecinos. Es un edificio poco ostentoso, pero deviene una belleza en su conjunto.
     
  • El Caletón. La famosa erupción del volcán Trevejo en 1706 destruyó la mayor parte de Garachico, pero cuando llegó al mar, configuró una serie de charcos naturales que hoy son uno de los principales atractivos del lugar. Son pequeñas piscinas a la vera del mar, que constituyen un lugar ideal para relajarse.
Garachico - Tenerife
  • Cómo llegar: 

    Coche: Desde Santa Cruz de Tenerife, por la TF-5 en coche, son 61,4 kilómetros, hasta que, a la altura de las Longueras, tienes que desviarte por la TF-42.

Viaja más, por menos dinero

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos y ofertas personalizados.