Dubrovnik con niños

Dubrovnik: uno de los destinos más populares por estos días. Un lugar mágico que enamora a adultos y niños con su belleza de cuento de hadas. La visita a Dubrovnik os llevará por escenarios encantadores junto al mar, altas murallas con fabulosas vistas y paseos por mercados locales llenos de color.

En Dubrovnik no hallaréis propuestas pensadas especialmente para niños, como museos interactivos, parques acuáticos o de atracciones. Sin embargo, os será muy fácil planear un itinerario entretenido para toda la familia combinando paseos por las principales atracciones con momentos de diversión en la naturaleza.

Aquí te dejamos algunas ideas para ayudarte en la tarea. Puedes, además, echar un vistazo a nuestras visitas guiadas y reservar aquellos paseos que más se adapten a vuestros deseos y necesidades. ¡Seguramente encontrarás opciones a la medida de tu familia!

Murallas de Dubrovnik

La visita a las murallas es uno de los imprescindibles de la ciudad. El paseo es perfectamente cómodo para hacer con niños, aunque te recomendamos abandonar el carrito en el hotel y reemplazarlo por un portabebés, ya que tendrás que subir muchos escalones.

Durante la caminata de casi dos kilómetros estaréis expuestos al sol de manera permanente, así que id protegidos. Es una buena idea comenzar el paseo temprano por la mañana y planear el almuerzo en alguno de los restaurantes de la muralla.

Precio

General: 150 HRK
Niños mayores de 7 años: 50 HRK
Menores de 7 años: gratis

Teleférico de Dubrovnik

Un paseo en teleférico siempre es entretenido para los niños. La emoción de subir a la cabina, las vistas de la ciudad a la distancia, la altura... El teleférico de Dubrovnik os encantará porque además os permitirá ver el mar Adriático y las muchas islas que lo salpican. Si os gusta salir de noche, podéis optar por hacer el paseo al atardecer, cuando las luces comienzan a encenderse. El espectáculo os parecerá fenomenal.

Precio

General: 150 HRK
Niños entre 4 y 12 años ida y vuelta: 60 HRK
Menores de 4 años: gratis

Mercados

En las plazas de Dubrovnik suelen montarse encantadores mercados locales de productos frescos. Resultan un paseo entretenido para los niños y una buena oportunidad para los adultos de entrar en contacto con la población local y conocer sus costumbres. El paseo por las plazas puede completarse con una caminata por los alrededores. Recuerda que las calles empedradas y los escalones no se llevan bien con los carritos. Opta por un portabebés.

Lokrum

La visita a la isla de Lokrum es un esencial cuando estás en Dubrovnik con niños. Es un fabuloso lugar para pasar una tarde en tranquilidad, rodeados de naturaleza. La isla se encuentra a solo 15 minutos en bote de la ciudad y es una reserva forestal verde y fresca. A cinco minutos de caminata desde el puerto, hay un maravilloso lago salado donde los niños pueden refrescarse con tranquilidad. Junto al lago hay un precioso bar para beber algo al atardecer después de la zambullida. Sin duda, un paseo perfecto para toda la familia.

Playa Banje

La playa más célebre de Dubrovnik también es un buen lugar para conocer con peques. Podréis disfrutar de las vistas espectaculares, las aguas cristalinas e incluso de un buen restaurante. Los niños jugarán en la arena mientras tú te relajas en una hamaca de bambú.

La playa se encuentra a 100 metros cruzando la Puerta de Ploce, así que no os costará trabajo llegar. En el lugar hay duchas y aseos públicos. Todo lo que necesita una familia para pasar un día de playa en tranquilidad.

Buza II

En los acantilados, justo del otro lado de la muralla, hay dos bares que están entre las visitas cortas más divertidas para hacer en la ciudad. Los bares Buza I y II tienen las mejores vistas y resultan muy entretenidos para los niños, aunque no son lugares para pasar un largo rato.

El Buza I es el más frecuentado, mientras que el Buza II es el más bonito.

La entrada tiene una forma de cueva en la pared (primer punto a favor para atraer la atención de los niños). Una vez que cruces la misteriosa entrada estarás en un paraíso terrenal con mesas junto al acantilado. A los más pequeños todo les resulta entretenido, pero la visita requerirá de tu atención plena hacia ellos.

Gradac Park

A solo minutos de caminata del centro se encuentra este famoso parque histórico con espléndidas vistas y aire fresco. Os servirá para descansar un poco del ritmo de la ciudad, que puede ser intenso por las tardes, cuando llegan los turistas en sus cruceros.

Podréis caminar por algunos senderos bajo los árboles e incluso llegar hasta el mar por algunos de ellos. Una buena zambullida será la coronación perfecta del paseo, así que id bien preparados.

Explorar el casco histórico

Las calles del centro de Dubrovnik son peatonales, por lo que no tendrás la preocupación de los coches. Sin embargo, suelen estar repletas de gente, así que de cualquier modo deberás ir prestando atención. El paseo es entretenido y hay muchas fuentes aquí y allá con agua potable, lo cual te permitirá llenar las botellas de agua durante el camino.

Moverse en Dubrovnik con niños

Las distancias en Dubrovnik son realmente cortas y lo más seguro es que se muevan a pie de un lado a otro. Dentro de las murallas los coches no están permitidos y en las afueras es difícil encontrar estacionamiento. El autobús es el único medio público de transporte en la ciudad. Los autobuses conectan todos los barrios que se encuentran afuera de las murallas. Los menores de seis años no pagan billete.

La manera más cómoda de llegar desde el aeropuerto hasta el alojamiento será con un servicio de traslado. (Recuerda que si te alojas dentro del casco histórico solo podrá llevarte hasta las murallas).

Puedes reservar un transfer ahora mismo y dejar la llegada de toda la familia a la ciudad resuelta de antemano.