Kenko

A sólo un kilómetro al oeste de Sacsayhuamán y a cuatro kilómetros al noreste del centro histórico de Cusco se encuentra otro de los sitios arqueológicos que vale la pena visitar. Kenko ("Laberinto") es un complejo del que se sabe que cumplía una función religiosa. Está dividido en dos grupos, Kenko Grande y Kenko Chico.

El más interesante es Kenko Grande, ya que aún quedan muchos restos de las construcciones que allí se levantaban. Kenko Chico fue casi totalmente destruido y sólo quedan algunos muros y rocas labradas.

Kenko Grande

A pesar de la gran destrucción sufrida, aún pueden verse los restos de las construcciones en piedra que allí se levantaban.

  • Anfiteatro semicircular: es una construcción semicircular de 55 metros de largo con hornacinas talladas a lo largo del muro. En el centro del anfiteatro se levanta una roca de seis metros de alto que, se supone, puede haber sido una escultura.
     
  • Sala subterránea: fue excavada en la roca y tanto el piso como el techo y los muros están totalmente tallados. Dentro de esta sala hay habitaciones y canales que se usaban para drenar el agua de lluvia.
     
  • Intihuatana: en lo alto del promontorio, al que se accede por una escalera tallada en la roca, se alzan dos columnas circulares que, se supone, servían para hacer observaciones astronómicas y calcular la época apropiada para las cosechas.
     
  • Canal zigzagueante: de la cima del promontorio parte un canal de piedra en zigzag que se cree que transportaba la chicha usada en las ceremonias religiosas.
Kenko

Precio: 

Es una de las atracciones incluidas en el Boleto Turístico, que tiene un costo de 130S por persona.

Cómo llegar: 

A pie: desde Cusco por el mismo camino (Circunvalación) que lleva a Sacsayhuamán. Son 30 minutos de caminata.

Autobús: llegar en autobús hasta Sacsayhuamán y luego a pie hasta Kenko.