Maras

La localidad de Maras se encuentra a 3000 metros de altura, en el Valle Sagrado, a 48 kilómetros al noroeste de Cusco y 8 kilómetros de Moray, otra de las localidades que vale la pena visitar en el Valle del Urubamba.

Aunque el poblado en sí fue fundado en 1556, las salineras, su principal actividad económica y atracción turística, ya se explotaban en la época pre-inca. Durante el virreinato Maras era el principal abastecedor de sal de la región.

El encanto del pueblo reside en sus casas de adobe con techos azules, en las que aún pueden verse los escudos de las familias incas que vivieron allí en algún momento, como el Inca Tupac Sinchi Roca o Sancho Uscar Pacua.

La Iglesia San Francisco de Asís, cuya construcción se debió al fundador del pueblo, Pedro Ortiz de Orue, tiene cuatro retablos barrocos de madera tallada.

Sin duda, la visita más interesante para hacer en Maras son las salineras, que están ubicadas a 10 kilómetros del pueblo. Se trata de entre 3000 y 5000 pozos ubicados en terrazas, que tienen unos 4 ó 5 metros cuadrados cada uno. Los pozos se llenan de agua salada que llega a ellos a través de un canal subterráneo, proceso que lleva tres días. Después de un mes, al evaporarse el agua, queda depositada la sal, en una capa de unos 10 centímetros de alto, que se extrae de forma manual.

Las salineras son explotadas por una sociedad formada por las familias del lugar, que son las mismas que se dedican a esta actividad desde hace siglos.

Si visitas Maras en época de extracción de sal, podrás participar de la recolección junto con los habitantes del lugar.

Maras

Precio: 

Entrada a las salinas: 5S.

Cómo llegar: 

Minibús desde Avenida Grau en dirección a Urubamba vía Chincheros. El viaje dura una hora y media. Bajar en "Ramal de Maras" (avisar al conductor) y tomar autobús local hasta Maras si quieres visitar el pueblo. El viaje dura 10 minutos.

Otra alternativa es coger un taxi o transporte turístico.