De la fundación al Siglo XVII

Origen mítico de Varsovia

Es inevitable comenzar esta brevísima historia mencionando su origen mítico, las dos leyendas que explican su origen y su nombre Warsaw (Varsovia).

Cuenta la primera leyenda que, a orillas del río Vístula, vivía un pobre pescador con su esposa. Un día llegó hasta su casa el rey Kazimierz Odnowiciel, que viajaba de Cracovia a Gniezno. El pescador le ofreció comida y le contó acerca del reciente nacimiento de sus hijos gemelos. Como el matrimonio se negó a recibir un pago en oro por parte del rey, este se ofreció a ser el padrino de los gemelos, a quienes bautizó como Wars, el niño, y Sawa, la niña.

Pedro, el pescador, fue nombrado Pescador Real, y le fueron concedidos en propiedad los bosques que rodeaban su choza. El rey pidió a Pedro que, cuando se fundara alguna villa dentro de ese territorio, le pusiera como nombre Warsaw, la unión de los nombres de los dos pequeños, lo que Pedro cumplió cuando llegó la hora.

La segunda leyenda dice que Wars era un pescador que vivía a orillas del Vístula con su esposa Sawa. Un día llegó hasta su cabaña el Príncipe Ziemomysl, dueño de las tierras, quien se perdió durante una cacería. Wars y Sawa le dieron alimento y alojamiento hasta el día siguiente. El príncipe, en agradecimiento, declaró que, a partir de ese día, esa tierra sería llamada Warsaw.

Siglos X al XV - Ducado de Mazovia

La historia y la arqueología tienen su propia versión sobre el origen de Varsovia. Se han encontrado restos arqueológicos de los siglos X y XI en la región de Bródno, y otros algo más recientes en Jazdów, que serían los primeros asentamientos.

El origen de la ciudad misma es más reciente, y se atribuye al momento en que comenzó a desarrollarse la Vieja Varsovia (Stara Warszawa), en el sitio que hoy conocemos como Ciudad Vieja. Poco después el príncipe Boleslaw II asentó allí su residencia, en el Castillo Real, al que llamó Warsaw y rodeó de murallas. Cuando la ciudad comenzó a crecer, adoptó el nombre del castillo.

En 1413, debido al crecimiento comercial de Stara Warszawa, el Príncipe Janusz I Starszy trasladó la capital del Ducado de Mazovia desde Cracovia a Varsovia.

Al expandirse límites físicos de la ciudad por aumento de la población, los duques decidieron fundar, muy cerca de allí, otra ciudad, la Ciudad Nueva (Nowa Warszawa), con sus propias autoridades, aunque ambas crecieron de forma conjunta.

Siglos XV al XVII

En 1515 la Ciudad Vieja sufrió un incendio devastador durante las guerras moscovita-lituanas .

En el siglo XVI la ciudad pasó a formar parte del reino de Polonia, y toda la corte se trasladó a Varsovia en 1596, por decisión del rey Segismundo III Vasa. Aunque no fue declarada oficialmente como capital, Varsovia era, de hecho, la ciudad principal del reino.

En esta época se reconstruyó el Castillo Real y se le dio el estilo barroco que vemos actualmente. En 1611 el rey estableció su sede en el castillo de forma definitiva.

La ciudad se expandió y se crearon nuevos distritos, generalmente ocupados por artesanos y comerciantes. Uno de ellos es el Distrito Varsoviano de Praga.

Entre 1655 y 1658 la ciudad fue asediada en tres ocasiones por Suecia, que buscaba apoderarse de ese territorio desde finales del siglo XIV. Fue saqueada por ejércitos  de Suecia, Brandeburgo  y Transilvania. Los edificios destruidos, de la época medieval, fueron reconstruidos en los estilos renacentista y gótico tardío. Muchos nobles construyeron magníficas residencias barrocas en las afueras de Varsovia.

Jan III Sobieski, el Rey Guerrero, responsable de defender la ciudad de los ataques turcos, construyó para su residencia el Palacio Wilanow, a 10 kilómetros de la Ciudad Vieja.