Wiesbaden

A orillas del Rhin, Wiesbaden es un elegante balneario alemán, famoso, como Baden Baden, por sus aguas termales, lo que le valió el apodo de “Niza del norte”. Es la capital del estado de Hesse y se encuentra a unos 40 kilómetros al oeste de Frankfurt.

- Tour de un día: Con esta excursión de un día conocerás las principales atracciones de Wiesbaden y también de la vecina ciudad de Mainz, que aún conserva la mayor parte de su casco histórico original.

Breve historia de Wiesbaden

Como otras ciudades de Alemania, la historia revela tempranos asentamientos romanos, en el siglo VI DC. Los primeros baños en la zona fueron construidos por los romanos y el historiador Plinio  el Viejo habla de sus aguas termales en su Historia Naturalis.

AL otro lado del Rhin, en lo que hoy es Mainz, había otros asentamientos romanos conectados por un puente al Mainz-Kastel o “castellum” romano. Este fuerte fue tomado por las tribus germánicas en el año 260. A partir del 370, los germánicos dominaban toda la región.

En la Edad Media los germanos fueron desplazados de Wiesbaden por los francos, que levantaron allí un castillo en el siglo VIII. En la misma época aparece por primera vez en un documento el nombre “Wisabada”.

En el siglo XII, después de la caída del Imperio Carolingio, Wiesbaden pasó a los dominios del Condado de Nassau y recibió el rango de Ciudad Imperial. En el siglo XIII el Condado de Nassau se transformó en estado independiente. Tras participar en la Revolución Campesina de 1525, Wiesbaden perdió sus privilegios, que recobró en 1566.

La ciudad fue completamente destruida en dos incendios ocurridos en 1547 y 1561 y luego durante la Guerra de los Treinta Años.  Según cuenta la historia, sólo quedaron 40 habitantes en la ciudad.

En 1659 Wiesbaden pasó al dominio del recientemente creado Condado de Nassau-Usingen, que fue disuelto después de la batalla de Austerlitz.

En 1806 se creó el Ducado de Nassau y en 1815 Wiesbaden fue elegida capital del ducado.

Luego de la Guerra Austro-Prusiana de 1866 Wiesbaden quedó anexada a Prusia como parte de  la provincia de Hesse-Nassau.

Cuando el Duque Adolfo de Nassau fue nombrado Gran Duque de Luxemburgo en 1890, comenzó un período de prosperidad para Wiesbaden, que se convirtió en el lugar de residencia preferido de la aristocracia.

A comienzos del siglo XX atrajo también millonarios rusos, artistas, nobles y empresarios que buscaban tanto sus aguas termales como un sitio de descanso y retiro.

Durante la Segunda Guerra Mundial Wiesbaden sufrió 66 días de bombardeo aliado. Entre 1940 y 1945 Wiesbaden perdió más del 52% de sus edificios y murieron 1700 personas.

Después de la guerra, Wiesbaden se convirtió en capital del estado de Hesse, de reciente creación.

Las termas de Wiesbaden

Aunque las aguas termales de la zona ya eran conocidas y aprovechadas por los romanos, no fue hasta la Edad Media que tomaron real importancia.

Para el 1370 ya había 16 baños funcionando. En el 1800 habían ascendido a 23 (uno cada 100 habitantes). A comienzos del 1900 la ciudad recibía más de cien mil turistas al año.

Qué ver en Wiesbaden

  • Kurhaus: es el baño principal de Wiesbaden. Fue construido entre 1904 y 1907 en estilo neoclásico. Se usa también como centro de convenciones y allí funciona el Casino de Wiesbaden. La decoración del interior es increíble: pisos de mármol, columnas de granito, mosaicos y estatuas. En el exterior hay jardines con fuentes y senderos. Para entrar al casino hay que usar traje y camisa, que se pueden alquilar por 7€ - usd 8,75. No se requiere corbata.
  • Reloj Cucú: Está en la plaza Kaiser Friedrich y fue construido en 1946. El cucú suena cada media hora entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche.
  • Schlossplatz: es el corazón de la ciudad desde hace 1200 años. Los habitantes la llaman Marktplatz porque en algún tiempo allí funcionaba el mercado. Está en el centro de lo que se llama “Pentágono Histórico”. Está rodeada por el Palacio de los Duques de Naassau, el Ayuntamento Viejo y el Nuevo y la Marktkirche. En el medio de la plaza hay una fuente de 1753.
  • Marktkirche: Es una de las iglesias más importantes de Wiesbaden. Está recubierta íntegramente de ladrillo y la torre principal mide 98 metros. Es uno de los edificios que mejor sobrevivió a todas las guerras, aunque fue parcialmente dañada en la Segunda Guerra. Fue reparada y nuevamente consagrada en 1949.
  • Neroberg: es una colina de 245 metros de altura que está dentro de los límites de la ciudad. Es famosa por sus viñedos. Desde el mirador Monopteros, construido en 1850, no sólo se puede ver todo Wiesbaden sino también la vecina Mainz. Otro atractivo es la piscina abierta Opelbad, de 1934, desde donde también s ve la ciudad. Se llega a la cima de Neroberg con el Nerobergbahn, un funicular histórico y muy curioso que funciona mediante agua enviada a  presión que empuja el vehículo cuesta arriba.
  • Monumento a Goethe: frente a la entrada del Museo Weisbaden está este monumento a uno de los escritores más famosos de Alemania, quien también vivió en esta ciudad durante un tiempo.
  • Viñedos: uno de los paseos recomendados en Wiesbaden es la “Ruta de los Viñedos” que se alinean a lo largo del Rhin. Hay numerosos senderos para hacer esta ruta (o parte de ella) a pie.

Para visitar Wiesbaden

Alójate por una noche en Wiesbaden para conocer mejor una de las ciudades estrella de la Belle Epoque.

Alojamiento

Recorre a tu gusto Wiesbaden, uno de los lugares preferidos de la aristocracia alemana a principios del siglo XX, y la antigua Maguncia, una ciudad de gran importancia económica y cultural.

Hoteles en Wiesbaden

Aprovecha el segundo día de visita a Wiesbaden para llegar en un viaje de menos de 15 minutos a Maguncia (Mainz), la ciudad donde Gutenberg inventó la imprenta, y conocer la iglesia San Esteban, con sus coloridas vidrieras diseñadas por Chagall., sus numerosa iglesias y los muchos edificios con el típico entramado de madera.

wiesbaden ciudad

Cómo llegar: 

Tren ligero: S1 o S8 o S9 hasta Dotzheim Bahnhof, Wiesbaden y luego bus hasta Luisenplatz. El tren tarda entre 35 y 46 minutos, según el servicio, y el autobús unos 10 minutos.