Baden Baden

Situado a 170 kilómetros al sur de Frankfurt, Baden Baden es un tradicional balneario de Alemania, cuya historia está ligada a sus buscadas aguas termales.  Es una ciudad de indiscutible belleza  a la cual acudía a veranear la alta sociedad europea durante la Belle Epoque. Lujosa y elegante, en Baden Baden el ocio, las compras y la gastronomía están al servicio del visitante. 

Breve historia de Baden Baden

Alrededor del año 1000 AC vivían en esa región tribus celtas, cuyo recuerdo aún pervive en los nombres de algunos bosque, ríos y aldeas de la Selva Negra.

En la época del emperador romano Adriano se construyeron baños y termas, cuyas ruinas se pueden visitar actualmente.

En la Edad Media la ciudad recibió el nombre de Baden. La palabra “baden” significa “baño”, lo que demuestra la indiscutible relación de la historia de esta ciudad y sus aguas termales. En esa época los margraves de la ciudad construyeron sus castillos, que aún están en pie.

Como otras ciudades de la región, Baden Baden fue completamente destruida por las tropas francesas en 1689, durante la guerra de sucesión del Palatinado.

Para 1800 había sido completamente reconstruida. En 1870 se construyeron los baños antiguos (Friedrichsbad), cuyas propiedades curativas se conocían en toda Europa. En el siglo XIX era el balneario preferido de los ricos y famosos de la época, que acudían en verano para disfrutar o sólo de las termas, sino también del casino, el hipódromo y los hoteles de lujo. Entre los visitantes famosos se encontraban miembros de la realeza como la Reina Victoria y el rey Guillermo I, músicos como Brahms y Berlioz, y escritores como Mark Twain y Dostoyevsky.

En 1931 fue bautizada oficialmente como Baden Baden.

La ciudad atravesó casi intacta ambas guerras mundiales, por lo que la mayoría de los edificios y lugares que vemos son los originales.

Qué ver en Baden Baden

  • Los baños: el agua termal surge desde 2,000 metros de profundidad y fluye hacia 12 fuentes en las que se sumergen quienes acuden a la ciudad para la cura de diversos males. El agua puede alcanzar una temperatura de 68ºC.
     
  • El baño más famoso es Friedrichsbad, un lujoso baño romano irlandés de 17 estaciones que, dicen, hace que el tiempo se detenga cuando te sumerges en el agua. Funciona desde 1877, hace 130 años, y era, al momento de su inauguración, el spa más moderno de Europa. Hoy es el preferido de quienes visitan Baden Baden.
     
  • Ruinas de los baños romanos: con 2000 años de antigüedad, son los baños mejor conservados de Alemania. Se encuentran justo debajo de  Friedrichsbad y se pueden visitar entre abril y noviembre.
     
  • Lichtentaler Allee (Alameda Lichtental): lo que en su origen fue un sendero entre campos, hace 350 años se convirtió en un hermoso y relajante boulevard al estilo de jardín inglés junto al río Oos. Hay alrededor de 300 clases diferentes de árboles y plantas, puentes que cruzan el río y está flanqueada por elegantes hoteles y mansiones .
     
  • Kurhaus (Casino): puedes probar suerte en el casino que Marlene Dietrich llamó “el más bello del mundo”. Funciona en un imponente palacio de estilo neoclásico. Se hizo especialmente famoso a partir de 1830, cuando el juego de azar estaba prohibido en Francia y la gente iba entonces a Baden Baden. No esperes máquinas tragaperras ni bullicio la estilo Las Vegas. Allí dentro todo es alfombras mullidas, imponentes arañas de cientos de luces y refinada decoración.  El palacio está rodeado de jardines que se pueden visitar. También hay tiendas, un anfiteatro y un restaurante. Por si todo ese glamour no fuera suficiente, las lámparas de la entrada de Kurhaus funcionan a gas y se encienden manualmente cada atardecer.
     
  • Castillos: el más famoso es el Castillo Antiguo o Altes Schloss, residencia de los margraves  de Baden entre los siglos XI y XV. Fue construido en el 1102 sobre una colina que domina la ciudad. Tenía dos secciones, el castillo superior y el castillo inferior, este último una ampliación del siglo XIV.  En el siglo XV los margraves se mudaron al Castillo Nuevo o Neues Scloss, del que sólo se pueden visitar los jardines, porque es propiedad privada.
     
  • Monte Merkur: es el punto más alto de la ciudad  (668 metros) y se sube en el funicular más empinado de Europa. El trayecto tarda cinco minutos. Se llega a la estación del funicular en autobús. Lo mejor es comprar el billete combinado de autobús-funicular. Si prefieres puedes subir a pie por senderos claramente señalizados. No olvides tu cámara de fotos o teléfono celular: la vista desde la cima es indescriptible.

Para recorrer Baden Baden

Si quieres una visita general de la ciudad, hay dos formas ideales de hacerlo, además de a pie:

  • Tren turístico City Bahn: va desde Kurhaus hasta Augustaplatz. El recorrido dura 50 minutos y el trencito está acondicionado con el máximo confort. El billete cuesta 7€ - usd 8,75.
     
  • Coche de caballos: no será tan confortable como el tren turístico, pero sí es mucho más encantador y divertido. Los cocheros son verdaderos guías que te contarán grandes historias en el trayecto. El único detalle es que este viaje se debe reservar con anticipación en la Oficina de Turismo de Baden Baden.

Para visitar Baden Baden

No pierdas la oportunidad de sentirte como en la Belle Epoque y disfrutar las aguas termales de una ciudad lujosa y atractiva.

Alojamiento

Alójate por una noche en Baden Baden, visita el balneario y haz una visita a las cercanas Karlsruhe (30 kilómetros), con su palacio que imita al de Versalles, o conocer la fantástica catedral gótica de Estrasburgo, en la fronteriza ciudad francesa del mismo nombre, a sólo 60 kilómetros de Baden Baden.

Hoteles en Baden Baden

baden baden

Cómo llegar: 

Tren: desde la Estación Central de Frankfurt tomar el tren ICE 73 con dirección a Bade Bade. El recorrido dura 1 hora y 20 minutos.