Guía de turismo y viaje de Shanghái

Calles de Shanghái

Con una población que ronda los 30 millones de habitantes, Shanghái es la ciudad más poblada de China y la segunda ciudad más poblada del mundo, después de Tokio. Es también el mayor centro comercial y financiero del país, y para muchos, su metrópolis de espíritu más occidental.

Shanghái maravilla a sus visitantes con su energía eléctrica y su esencia futurista, alimentadas por la prosperidad económica. Los edificios del distrito financiero y la calle comercial más larga del mundo atraen a locales y extranjeros con el canto de sirenas de su abundancia.

En una visita a Shanghái los contrastes están en el centro de la escena. El Bund y el Pudong se cuentan entre sus más grandes atractivos. En el primero destacan los edificios de estilo clásico y renacentista, mientras que en el último se levantan los más modernos rascacielos. Ambas zonas se encuentran una frente a la otra, separadas por el río Huangpu, lo que subraya todavía más su diferencia.

El viaje a Shanghái es también una oportunidad para probar los sabores de China. La gastronomía de Shanghái es una excelente muestra de la comida de la costa oriental, rica en cereales, vegetales y pescados. Los sabores agridulces, los marinados en salsa de soja y la presencia de las hojas de loto y el "bok chok" son algunas de las marcas registradas de la ciudad.

Shanghái es un caleidoscopio vibrante de sabores, color y modernidad. Todo con un toque oriental. Pocas urbes en el mundo pueden vanagloriarse de ofrecer una ventana al futuro, y Shanghái es una de ellas. ¡No te la pierdas!

Te recomendamos... 

  • El Bund. El paseo costero de la ciudad reúne medio centenar de edificios de fines de siglo XIX y principios de siglo XX. Es el lugar perfecto para conocer los rastros de la antigua Shanghái, que fue colonia inglesa. Para cruzar a la moderna orilla de enfrente te recomendamos usar el túnel del Bund. Su psicodélica experiencia subterránea tal vez sea la síntesis más acabada de la esencia de la ciudad.
     
  • Pudong. Justo frente al Bund se encuentra la zona de modernos rascacielos. Allí podrás ver la famosa Perla Oriental, la Torre Jin Mao y el World Financial Center. La visita cobra un sentido completamente distinto durante la noche, cuando las luces transforman todo en un festival de color. Para tener en cuenta a la hora de las fotografías, desde el Pudong se obtienen las mejores vistas del Bund, mientras que el Bund ofrece las mejores vistas del Pudong.
     
  • Museo de Shanghái. Ubicado en la famosa Plaza del Pueblo, el Museo de Shanghái es el lugar ideal para obtener un pantallazo acerca del arte y la historia de China, desde la Edad de Piedra hasta nuestros días. Más de 120 mil piezas se ordenan en un enorme edificio que impacta con su arquitectura circular. No te pierdas la excelente colección de objetos de bronce de la planta baja.
     
  • Jardín Yu Yuan. Es uno de los más populares jardines de China. Nació durante la dinastía Ming y fue diseñado a imagen y semejanza de los jardines imperiales. Reúne todos los elementos del paisajismo chino: pabellones tradicionales, espejos de agua y abundante vegetación.
     
  • Viajar al futuro. Tanto si subes a su velocísimo Maglev como si visitas los miradores de sus céntricos rascacielos, en Shanghái tendrás la posibilidad de dar una vuelta por el futuro. Vale la pena vivir alguna de estas experiencias (¡o todas!).
Lujiazui de Shanghái