Siracusa

Ubicada en el sureste de Sicilia, Siracusa se erige sobre un antiguo asentamiento griego fundado por los corintios en el año 734 a.C. Por este motivo, la ciudad cuenta con algunos de los monumentos arqueológicos más importantes de la isla, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2005.

El casco antiguo se encuentra en la Ortigia, zona que se alza a través del Puente Nuevo y donde encontraremos las ruinas del Templo de Apolo, construido en estilo dórico y que data del 565 a.C; la Piazza del Duomo, con la iglesia de Santa Lucía alla Badia y la Catedral del siglo VII construida sobre el Templo de Atenas; la Fuente Aretusa a orillas del mar y con milenarias leyendas; y el Castillo Maniace, construido en el siglo XIII bajo el reinado de Federico II.

Más allá de todos estos atractivos, uno de los lugares más importantes de Siracusa es el Parque Arqueológico de Neápolis, en la colina Terminite, que cuenta con antiguos monumentos como el Teatro Griego, el Anfiteatro Romano, las canteras de piedra, la Oreja de Dionisio y la ruta Dei Cordari.

Justo enfrente del Museo Arqueológico se encuentra el Santuario de la Virgen de las Lágrimas de Siracusa, un templo en forma cónica que es el símbolo de la fe en la ciudad y lugar de peregrinación de fieles de todo el mundo.

Por último, a 8 kilómetros al oeste de Siracusa se encuentra el famoso Castillo Euríalo, construido por Dionisio I y una de las principales fortalezas de la antigüedad.

siracusa sicilia