Religión de Japón

La religión de Japón no está bien definida, ya que los japoneses no creen en ninguna religión en particular. El budismo es la religión con más adeptos del país, seguida por el sintoísmo, segunda religión de Japón en número de fieles. El cristianismo también es practicado, en sus formas de protestantismo y catolicismo, aunque en menor medida que las dos primeras.

La religión de Japón que más identifica a los habitantes de la isla es el budismo, religión que llegó al país en el siglo VI d.C. desde Corea y China. Con el pasar de los años el budismo fue arraigándose más y más entre los japoneses, convirtiéndose en una de las religiones más importantes del país. Entre los templos budistas más importantes del país se encuentra el templo Horyuji.

La escultura religiosa más destacada del país es la imagen de bronce que representa a Buda, la que puede visitarse en el templo de Todaiji.

El Sintoismo, otra religión de Japón con muchos seguidores, se originó y desarrolló en el país. Son características principales de esta religión: los antepasados y los héroes nacionales y un profundo respeto hacia la naturaleza. Los santuarios más importantes del país son el Santuario de Ise y el de Izumo Taisha.