Guía de turismo y viaje de Vancouver

El Science World de Vancouver

¡Te lo explicamos todo! No te despegues de esta guía de viaje a Vancouver que hemos escrito desde la experiencia de casi dos años viviendo en la ciudad. 

Vancouver es una de esas ciudades que sorprenden y dejan huella en la memoria para toda la vida. A lo largo de sus barrios, se descubren infinidad de puntos de vista y matices tan interesantes, que no podrás resistirte a parar, observar con atención el entorno, y respirar profundamente el fresco aire que gobierna en la ciudad.

Vancouver es, ante todo, una ciudad abierta al mar y a las montañas. Al estar enclavada en la naturaleza misma, durante el verano especialmente, se llena de vida y actividades al aire libre enfocadas para todos los públicos: desde exploraciones marinas, hasta excursiones por las montañas más asombrosas. Vancouver es el binomio perfecto entre naturaleza y vida cosmopolita. 

Se trata de un destino muy joven y multicultural, repleto de contrastes y distritos muy particulares, donde podrás perderte entre la inmensidad de rascacielos acristalados, restaurantes y bares con mucha identidad, zonas y parques verdes, tiendas de artesanías, outlets con productos a precios increíbles, y bulliciosos mercados con alimentos orientales y occidentales que acapararán todos tus sentidos. 

Te recomendamos... 

  • El Stanley Park es un parque municipal excelente, el más grande de todo el país, y una de las visitas obligadas para todo aquel que viaje a Vancouver. Aquí podrás ver flora y fauna de todo tipo, en un escenario completamente natural y sin igual. Es especialmente interesante ver cómo la naturaleza se integra con la arquitectura moderna, conformando una escena de ensueño.

  • No olvides dar un paseo por Gastown, donde podrás ser testigo del encanto del reloj de vapor, de las pequeñas tiendas de artesanía, de restaurantes encantadores, y de un tipo de arquitectura muy diferente a la de otros barrios como Yaletown, Granville o el West End.

  • Chinatown es otro de los distritos con más identidad de Vancouver, y es uno de los más grandes de toda América. En esta zona, encontrarás auténticos restaurantes y tiendas asiáticas, e incluso el Dr. Sun Yat-Sen Classical Chinese Garden, un jardín chino, construido y diseñado a imagen y semejanza de cualquier jardín oriental, desde la arquitectura de los edificios, hasta la selección de las plantas.

  • Piérdete por el espíritu bohemio de Granville Island. Aquí encontrarás un enorme mercado con los alimentos y productos más frescos y saludables, restaurantes con menús deliciosos y refrescantes cervezas. Es sin duda una excelente opción para pasar un día inmiscuido en la cultura de esta cosmopolita ciudad canadiense.

  • Pasea por el English Bay y déjate seducir por el encanto que genera el contraste entre el azul del mar, el verde de los parques públicos, y los rascacielos de la ciudad. Te recomendamos que vayas al atardecer, para así disfrutar de un espectáculo mucho mayor: los últimos rayos de sol iluminarán el cristal de los edificios y convertirán el escenario en algo, simplemente, indescriptible.

  • Ve de museos. Vancouver tiene interesantes museos, muchos de ellos realmente interactivos e ideales para ir en familia, como el Science World o el Museo de Antropología. Si te gusta el arte moderno y contemporáneo, no puedes perderte el Vancouver Art Gallery.

  • Escápate al Capilano Bridge y conoce el famoso puente colgante, el cual mide más de 130 metros de longitud. Se ubica en plana naturaleza, suspendido sobre el río Capilano, del cual recibe su nombre.

  • Sube al pico del Grouse Mountain, ya sea en Skyride góndola o, si estás muy en forma, caminando por el Grouse Grind, también llamado Mother’s Nature Stairmaster: un camino de casi 3 km que supone un reto para los atletas más experimentados por la verticalidad de sus escalones naturales. Una vez arriba, obtendrás unas vistas increíbles a la ciudad, incluso conocerás dos osos Grizzly que se encuentran en un refugio completamente natural.

  • Si tienes tiempo, ve a ver la ciudad de Victoria, merece la pena conocer sus calles, sus jardines, su bahía y perderse en la tranquilidad y encanto del centro histórico.

Otras ciudades cercanas a Vancouver

No muy lejos de Vancouver, a tan solo unas horas en vuelo, se llega a San Francisco o Los Ángeles, dos ciudades estadounidenses que se caracterizan por su cultura, sus playas, su arquitectura, y una historia y cultura realmente particular.

Vistas desde Grouse Mountain nevada en Vancouver