Guía de Turismo y Viaje de Xi'an

Gran Pagoda del Ganso, Xi'an

Extremo oriental de la ruta de la seda, hogar de uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del mundo y cuna de la civilización china: Xi’an es un imperdible del gigante asiático. Aunque ciudades como Pekín y Shanghái pueden gozar de un poco más de fama en Occidente, Xi’an es una perla del Lejano Oriente, visita obligada para los amantes de la arqueología y la historia.

Sus Guerreros de Terracota son sin duda el mayor atractivo de la ciudad. El enorme ejército de más de ocho mil figuras de guerreros que acompañan a Qin Shi Huang, hace palidecer a quienes visitan el mausoleo del primer emperador chino. El lugar ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es uno de los hallazgos arqueológicos más transcendentes de la historia.

Pero Xi’an tiene mucho más para ofrecer a sus visitantes. Sus magníficas murallas, en increíble estado de conservación, conforman uno de los sistemas defensivos más antiguos del mundo. Además, en Xi’an podrás visitar uno de los museos más grandes de China y famosos enclaves naturales de una belleza incomparable.

Por último, la cocina de Xi’an te llevará a dar un paseo por los sabores de toda China. Con sus dumplings, fideos fríos y sopas, te ofrecerá un delicioso y completo panorama de la gastronomía del país.

No te pierdas la visita a esta ciudad milenaria, en la que la historia saldrá a tu encuentro a cada paso. ¡Disfruta Xi’an y descubre el espíritu de la antigua China!

Te recomendamos... 

  • Visitar el Mausoleo de Qin Shi Huang. Allí verás los Guerreros de Terracota y te sorprenderás con el increíble nivel de detalle de las figuras. Un trabajo de artesanía a gran escala como pocas veces se ha visto en la historia de la humanidad. En el paseo descubrirás por qué los enterraron junto al emperador y la importancia que tiene el hallazgo para la arqueología.
     
  • Recorrer la muralla de la ciudad. La muralla de Xi’an es la mejor conservada de toda China. La increíble muralla de 12 metros de alto forma un rectángulo alrededor de la ciudad que se extiende por 14 kilómetros. Puede recorrerse en su totalidad. Podrás hacerlo a pie, en bicicleta o incluso, en algunos sectores, en carrito de golf. Las vistas desde las alturas te permitirán apreciar los contrastes entre los edificios antiguos y modernos en la ciudad.
     
  • Conocer el museo de historia de Shaanxi. Uno de los museos más grandes de China te ofrecerá un excelente repaso por la historia del país y la región. Tendrás la oportunidad de ver algunos Guerreros de Terracota e increíbles murales y trabajos en cobre. El edificio es tan impactante como sus colecciones: un enorme coloso de más de 5 mil metros cuadrados diseñado durante la dinastía Tang.
     
  • Deleitarte con la Gran Pagoda del Ganso Salvaje. Con su particular estilo arquitectónico, esta pagoda es una rara y exquisita joya. Es uno de los pocos ejemplos de una pagoda de estilo Tang que existen en el país. Además de conocer la imponente construcción te agradará conocer los espléndidos jardines de sus alrededores. Está situada en una zona de comercios, restaurantes y galerías en la que podrás pasear un rato.
     
  • Dar una vuelta por el Barrio Musulmán. La comunidad musulmana tiene su espacio en Xi’an, y la zona destaca no solo por sus más de 10 mezquitas, sino por su increíble bazar. Los callejones angostos están repletos de tiendas con comidas típicas. Un buen lugar para pasar un momento entretenido y probar sabores de la cocina islámica.

Ciudades cercanas

Estando en China no puedes perderte sus otras grandes ciudades:

  • Pekín. Una ciudad apasionante con importantes tesoros para descubrir: la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo y el Palacio de Verano son solo algunos de ellos. Además, muy cerca de Pekín se encuentran las secciones más visitadas de la Gran Muralla China: Badaling, Mutianyu, Simatai y Jingshanling.
     
  • Shanghái. El mejor lugar para conocer la cara moderna de China. En Shanghái te deleitarás con los altísimos rascacielos y su brillante iluminación nocturna. Conocerás el ritmo de vida acelerado de uno de los polos económicos más importantes de China y podrás apreciar los increíbles contrastes que la marcan a fuego. En sus costumbres y edificios conviven Oriente y Occidente, pasado y futuro, tradición y modernidad.