Guía de turismo y viaje de La Habana

Calles de La Habana

Entrar en La Habana es entrar en otra dimensión. No solo por su exquisita apariencia colonial, sino por la calidez de su gente. En esta ciudad perdida en el tiempo, los lazos comunitarios y la relación con la historia cobran protagonismo como en pocos lugares del mundo.

En La Habana dedicarás tiempo a conocer plazas y edificios de impresionante belleza colonial. Quedarás prendado de fachadas perfectamente conservadas pero también de aquellas que muestran con orgullo los embates del tiempo. Caminarás por algunas de las primeras fortalezas españolas en suelo americano y te dejarás sorprender con construcciones centenarias.

Pero seguramente también harás tiempo para la charla y el intercambio de experiencias en los ambientes más populares de la ciudad. Desde los abiertos Paseo del Prado y Malecón hasta los más íntimos bares Floridita y la Bodeguita del Medio. La música estará presente en esos encuentros para acercar a las almas con su idioma universal.

En las cercanías de La Habana podrás dar rienda suelta a tus sueños de contacto con la naturaleza. Las playas y parques naturales de los alrededores de la ciudad son el lugar perfecto para encontrar una muestra de los más bonitos paisajes americanos.

La Habana es única en el mundo. Prepárate para desconectarte de todo y vivirla al máximo.

En esta guía práctica hemos reunido toda la información que necesitas para planear tu viaje de manera cómoda y sencilla. Èchales un vistazo a estos esenciales y comienza a vivir tu sueño:

Te recomendamos... 

  • Descubrir La Habana Vieja. Con sus plazas históricas, sus edificios coloniales, los hoteles clásicos, la Catedral… En La Habana Vieja podrás vivir la historia de La Habana a cada paso. Un barrio para disfrutar sin prisa.
     
  • Pasear en almendrón. No te pierdas la oportunidad de subir a un coche clásico de los cincuenta y recorrer los lugares más emblemáticos de La Habana. Si es descapotable, mucho mejor.
     
  • Caminar por el Malecón. De noche y de día el Malecón de La Habana late al ritmo de la vida habanera. Prepárate para ver los mejores atardeceres y disfrutar de la mejor música cubana interpretada por los propios habaneros.
     
  • Seguir el consejo de Hemingway. Y disfrutar tu daiquiri en el Bar Floridita y tu mojito en La Bodeguita del Medio. Un viaje de ida a la cultura cubana sin escalas.
     
  • Hacer una escapada a Pinar del Río. Para descubrir los paisajes caribeños y la ruta del tabaco. Naturaleza y cultura al alcance de tu mano.
Faro del Castillo del Morro desde el Malecón