Guía de turismo y viaje de Glasgow

Catedral de Glasgow

Glasgow es la ciudad más grande de Escocia y la tercera en el Reino Unido. Antiguamente se le conocía como la ‘segunda ciudad del imperio británico’ y se constituyó como un puerto comercial de transatlánticos muy importante durante la época de la Revolución Industrial.

Con el tiempo, Glasgow se convirtió en una ciudad extrovertida, contemporánea y con una oferta cultural y de ocio variada y completa. Sus galerías de arte y sus museos son prueba de ello, especialmente para todos aquellos que quieren descubrir el trabajo del arquitecto y acuarelista Charles Rennie Mackintosh, uno de los ídolos locales.

Pero Glasgow es también una ciudad con un espíritu divertido: en ella encontrarás los pubs más originales de toda Gran Bretaña, además de locales con música en directo que te absorberán y trasladarán a un mundo intrigante y sofisticado.

El principal legado arquitectónico de la ciudad nos deleita con mansiones victorianas de lo más majestuosas, producto, todas ellas, de la riqueza que el comercio portuario generó. Sus regios edificios le confieren esa imagen sólida, especialmente si paseas a lo largo del río Clyde.

Por otro lado, Glasgow tampoco se avergüenza de mostrar sus edificios del interior, antecedentes de clase trabajadora, y que muestran de una forma innovadora ese patrimonio industrial que se contrapone con elegancia a las estructuras más modernas.

En nuestra guía práctica encontrarás información confiable que te ayudará a organizar tu viaje a Glasgow de manera rápida y sencilla. Te recomendamos empezar por estos posts fundamentales:

Te recomendamos... 

  • Visitar la Catedral de San Mungo, un símbolo de la arquitectura gótica en Escocia y uno de los edificios más antiguos y mejor conservados. Las vidrieras de su interior, como podrás comprobar, son una maravilla.
     
  • Escaparte para ver el Lago Ness y el Castillo de Urquhart en una excursión guiada y de un día desde Glasgow. Además de visitar el castillo, navegarás por las aguas del lago, atravesarás la ciudad de Inverness y conocerás Pitlochry, una famosa villa victoriana muy popular de las Tierras Altas de Escocia.
     
  • Disfrutar de la vida nocturna. En esta ciudad escocesa nadie vive para trabajar. Cuando acaba la jornada laboral, se queda en los bares para disfrutar de una buena cerveza y charla. Es entonces cuando la ciudad se llena de música, vida y bailes por doquier.
     
  • Visitar el Museo Kelvingrove, uno de los lugares imprescindibles de la ciudad. En él encontrarás obras de interés de Botticelli o Dalí, entre otros, así como completas exposiciones de arte egipcio y galerías de arte moderno con ejemplares de grandes maestros como Van Gogh o Rembrandt.
     
  • Descubrir los edificios Mackintosh de Glasgow. Fueron diseñados al estilo art nouveau por Charles Rennie Makintosh, y hoy se han convertido en uno de los iconos de la ciudad, especialmente el The Lighthouse o el Glasgow School of Art.
     
  • Acercarte a la Universidad de Glasgow. Es una de las más prestigiosas de todo el Reino Unido y a su vez uno de los lugares más bonitos de la ciudad. Se construyó en el 1451 y destaca por su claustro gótico, sus patios, fachadas y, además es un lugar interesante para los fans de Harry Potter: J.K. Rowling se inspiró en ella para crear el Colegio Hogwarts. 
Kelvingrove - Glasgow