Guía de turismo y viaje de Perú

Tradiciones llenas de colorido, parajes paradisíacos, selvas que esconden tesoros de biodiversidad y una historia milenaria, en la que destaca el conocido imperio de los incas, son algunas de las maravillas que esperan a quien se decida a visitar Perú.

El riquísimo pasado de Perú es una invitación a conocer los innumerables enclaves de interés arqueológico e histórico, sobre todo los de carácter prehispánico.

Cultura, arte, naturaleza, deporte… hay mil buenas razones para visitar Perú. Te ayudamos a descubrir sus rincones en esta guía de turismo de Perú.

Te recomendamos... 

  • Machu Picchu, este santuario se levanta en un lugar privilegiado donde aún quedan los restos de edificios alguna vez cubiertos de oro, con jardines de fantasía, ídolos y ofrendas. También persisten otros templos adyacentes entre sí y cuidadosamente edificados, que se cruzan por una red de finas fuentes de agua trabajadas en la roca, altares, observatorios y numerosos espacios para el culto a los muertos.
     
  • Pirámides de Túcume, impresionante sitio arqueológico ubicado 33 Km. al norte de la joven ciudad de Chiclayo, en la parte baja del valle de La Leche, donde 26 pirámides de adobe, con patios y habitaciones, se encuentran enclavadas en un bosque de viejos algarrobales y un clima tropical.
     
  • Lima, actual capital de la República, cuyo centro histórico es Patrimonio Cultural de la Humanidad, es el máximo exponente del Perú colonial. Fundada en el siglo XVI por Francisco Pizarro es una muestra ejemplar de la arquitectura colonial que podemos conocer paseando por sus plazas y calles, rodeadas de casonas señoriales, así como visitando sus iglesias y conventos. Sin embargo, el original maridaje entre lo español y lo indígena ha sembrado de interesantes lugares toda la geografía peruana y visitarlos es imprescindible.
     
  • Cuzco (o Cusco), situada en la sierra sur del país, fue capital del imperio Inca y en 1983 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. En el centro de la ciudad se mezclan los edificios de origen precolombino, como en la calle Hatun Rumiyuq, con impresionantes ejemplos de arquitectura colonial, como la Catedral o el Convento de la Merced.
     
  • Chan Chan, la inmensa ciudadela de adobe que fue capital de los Chimu, ubicada en el desierto que rodea Trujillo, ciudad fundada por Pizarro en 1535.
     
  • Los parques y reservas nacionales, especialmente indicados para los amantes de la naturaleza. Disfrutar de la observación de flora y fauna autóctona en medio de paisajes de fascinante belleza: manglares, lagunas, selvas, zonas montañosas… en las que además se esconden peculiares especies, algunas de ellas en vías de extinción, como el “oso de anteojos”, o las más de tres mil especies de orquídeas que embellecen los bosques tropicales.
     
  • Practicar deportes de aventura. La escalada y el trekking en la cordillera andina son una buena opción para quienes gusten de aunar el deporte con la contemplación de hermosos parajes naturales. Pero la oferta no acaba ahí: piragüismo, parapente y ala delta, ciclismo, surf, buceo, pesca deportiva… son algunas de las innumerables opciones a las que pueden optar los más intrépidos.
     
  • Conocer Perú y su cultura a través de sus mil festejos tradicionales, muchos de ellos de carácter religioso pero llenos del color que les presta su origen pagano: el Florecer en Cajamarca, el Corpus Christi en la catedral de Cuzco o la celebración de las Cruces de Porcón. En todos los festejos tiene especial cabida la música, que aúna los sones andinos con las músicas occidentales que llevaron los conquistadores, originando una gran riqueza y variedad de estilos. También la artesanía peruana, colorista y original, llama la atención en los mercadillos populares que prestan vida a las calles de pueblos y ciudades.
     
  • Visitar la impresionante red de museos peruanos: museos arqueológicos y etnográficos, de arte precolombino, de arte y tradiciones populares; o los muy destacables Museo del Oro del Perú, Museo de Arte Virreinal de Santa Teresa o el Museo del Tribunal de la Santa Inquisición.