México » Riviera Maya » Vacaciones en la Riviera Maya México - México, Ruta Puuc III: Xlapac, Labná, Grutas de Lol-Tún

Vacaciones en la Riviera Maya México

| Más
Fecha del viaje : 
03 de Mar de 2009 - 10 de Mar de 2009
Xlapac
Labná
Lotun

A unos 8 km de Sayil, estaba nuestra siguiente parada, Xlapac. El edificio que mejor se conserva es el palacio, con mascarones de Chac, el dios de la lluvia, sobre la entrada. Buena parte del recinto está aun por escavar.

Xlapac pertenece a la región Puuc y vivió su época de esplendor entre el 600 y el 1000 D.C. Como la mayoría de los habitantes del área maya, los habitantes de Xlapac se dedicaban al cultivo de la tierra, construían chultunes (cisternas) y aguadas para captar el agua de lluvia. Eran profundamente religiosos y adoraban a Chaac dios de la lluvia, de quien dependía su sustento, perdida o logro de sus cosechas.

Abre de 8:00 a 17:00 y es el único de la ruta Puuc cuya entrada es gratis, debido a que no está demasiado "arreglado" o reconstruido.

A unos 5 km del asentamiento anterior tenemos Labná, significa " Casa vieja o abandonada”. Fue habitada entre los años 750 y 1000 d.C. por unas 1.500 ó 2.500 personas. Su estructura más conocida es el Arco adornado con varios mascarones de Chac y dos representaciones de chozas mayas.

Cerca está El Mirador, con alta crestería sobre la fachada, posiblemente fue un templo.

Al otro extremo tenemos un palacio de dos plantas con friso de mascarones y celosía. Tiene una escultura con una serpiente con una cabeza humana en la boca.

También destaca el templo de las Columnas, rodeado por un friso y decorado con pequeñas columnas.

Horario de Labná: de 8:00 a 17:00. Precio 37 pesos por persona.

Para los que se alojen en Mérida y no tengan coche de alquiler, hay autobuses (con A/C) que hacen la ruta Puuc. La terminal está en la calle 69, entre la 68 y 70. Teléfono 923 2287. Los autobuses salen diariamente a las 8:00 y tienen paradas de 30 minutos en Sayil, Labná, Xlapac y Kabah y de 1h 30min. en Uxmal, regresando a Mérida a las 16:30 horas y a un precio de poco más de 130 pesos por persona.

También hay agencias que te llevan, eso si, más caras.

Por último, y no por ello menos importante, llegamos a las Grutas de Lol-Tún, el conjunto de cuevas más largo de Yucatán, aunque el recorrido que hacemos es de algo más de 1 Km. Llegamos poco antes de las 12:30 así que pudimos hacer la visita guiada de esa hora.

Se encontraron con restos de bisontes, mamuts y otros animales, lo que indica que estuvo habitada poco después de la última glaciación. Hoy la habitan murciélagos.

Podemos observar pinturas de distintos periodos como figuras de hombres y animales y el soberbio Guerrero de Lol-tún (en la izquierda), y se ha encontrado evidencia de asentamientos humanos de hace 400 a 700 años. Los mayas las utilizaban para proveerse de arcilla, con la que fabricaban sus utensilios, y, también, como centro religioso y refugio.

En la galería hay una enorme bóveda conocida como la Catedral.

El nombre de la gruta significa “flor de piedra”, y es que la cueva está llena de estalactitas y estalagmitas.

Desde el comienzo del recorrido los visitantes pueden admirar formaciones de travertino que, por sus sugestivas y caprichosas formas, se han bautizado con nombres peculiares, como "La catedral", "La cabeza", "El gran cañón", "La mazorca de maíz", "Infante", "Pinturas", "Manos negras", "El cuarto de las estalactitas" y "Trincheras". Entre esas últimas destaca una serie de columnas que al golpearlas producen sonidos de diferentes tonos. Las grutas también resguardan una cabeza, que de 1959 a 1960 se exhibió en el Museo de Antropología y que regresó al lugar en 1981.

Al final del recorrido, la cueva "se abre" en varios sitios, dejando entrar en ella tanto luz como vegetación, así como raíces de áboles.

A las grutas de Lol-tún estamos obligados entrar con guía, y este no está incluido en el precio de la entrada ( 67 pesos por persona) así que hay que dejar propina. Los horarios de las visitas son: 9:30, 11:00, 12:30, 14:00, 15:00 y 16:00 todos los días.

Justo frente a las cuevas hay un restaurante donde puedes aparcar para ahorrarte los 20 pesos que te cobran de aparcamiento en las grutas. Comimos allí, aunque en esta ocasión no demasiado bien ( es que hasta el momento habíamos comido de maravilla fuera del hotel).

Después de comer cogimos el coche para volver al hotel en Playa del Carmen. De las cuevas hasta Chichén Itzá hay 139 kilómetros por una carretera que cruza los pueblos de: Oxkutzcab, Maní, Teabo, Mayapán, Cantamayec, Sotuta,Holca, Libre Unión y Yokdzonot. Eso significa que dentro de las poblaciones vas a unos 20 km/h de media (están repletas de badenes altísimos), pero incluso así, es más recomendable que volver a Mérida para coger la carretera de cuota (autopista). Algunos de los pueblos que menciono, forman parte de la ruta de los conventos, por lo que a parte de ver como vive la gente en estos pequeños pueblos, mientras los cruzamos también pudimos observar las iglesias y conventos que poseen.

Antes de Chichén, paramos en un pueblo para refrescarnos en un cenote, serían las 16:30 más o menos. Estábamos bastante cansados después de madrugar, las visitas y la carretera y tras el chapuzón salimos como nuevos.

A las 18:00 cruzamos Valladolid y cogimos la carretera de Cobá, abandonando así el estado de Yucatán y entrando en el de Quintana Roo.

Finalmente llegamos al hotel poco antes de las 21:00, así que nos duchamos rápidamente y fuimos al buffet libre a cenar, ya que cierran a las 22:00.

Después de cenar nos tomamos unos combinados y vimos por primera vez la piscina del hotel.