Japón » Geishas japonesas

Geishas japonesas

| Más
Con el maletin - Geishas japonesas
De Compras - Geishas japonesas
Paseando de a dos - Geishas japonesas

Geishas japonesas: Esas misteriosas mujeres

Antes de leer la novela de Arthur Golden “Memorias de una geisha ” tenía un concepto bastante confuso acerca de esas misteriosas mujeres. A medida que avanzaba en la lectura me iba familiarizando con una serie de palabras extrañas hasta entonces: okiya, maiko, katsura, danna, shironuri, minarai, obi, okobo y tantas otras. Para un occidental es difícil llegar a entender cual es la función de una geisha. La novela muestra el ambiente en el que se mueven estas damas dedicadas en cuerpo y alma al placer de sus acompañantes. Desde hace siglos, las futuras geishas reciben desde muy niñas una estricta formación en canto, música, danza y conversación para poder entretener a sus clientes. Cuando finalizan sus estudios, continúa la formación de las jóvenes como aprendices o maikos de sus hermanas mayores a las que acompañan a las casas de té. En las fiestas tocan el shamisen, un instrumento de cuerda, cantan y danzan con sus abanicos, sirven el té o practican el arte de conversar.

Aunque su objetivo final sea conseguir un danna o señor que las proteja y mantenga, no hay que confundirlas con cortesanas. Las geishas están muy bien consideradas por la sociedad japonesa.

Durante los años 30, antes de la 2ª Guerra Mundial, los negocios y las relaciones personales de los hombres se desarrollaban principalmente en las casas de té donde las geishas (“gei” significa en japonés arte) se ocupaban del entretenimiento, en un país donde las costumbres occidentales empezaban a aflorar mientras convivían simultáneamente con los hábitos de la época feudal.

En aquella época se calcula que había unas 150.000 geishas en Japón, principalmente en Kyoto. La crisis económica de los años noventa y el cambio social respecto al gran esfuerzo de aprendizaje que requiere llegar a ser una geisha, han llevado este oficio a peligro de extinción, puesto que muchas aprendices abandonan a mitad de camino.
Una sesión con una geisha puede costar más de 3000 € y es difícil para un occidental poder acceder a ello, a no ser que sea introducido por un cliente de prestigio. Se dice que en Kyoto quedan actualmente tan sólo unas cien geishas y unas ochenta aprendices o maiko.
Después de dedicar muchas horas a su arreglo personal, las geishas salen de sus okiyas al atardecer para atender sus compromisos.

Rico kimono, maquillaje blanco, labios rojos, peluca negro azabache y un ozashiki-kago, la cesta que sirve para llevar las cosas como si fuera el bolso. Su parte superior está hecha de seda y es por donde se abre. Llevan el maquillaje, el móvil, un abanico, un espejo de mano, una banico para bailar, un cepillo de dientes, toallitas húmedas, un peine de madera y tarjetas de contacto…

Cuando llegamos a Kyoto y después de dejar el equipaje en el ryokan, nos dirigimos al barrio de Gion que es donde teníamos más probabilidades de poder encontrarnos una geisha. Previamente había leído sobre las diferencias en el vestido, maquillaje, calzado o peinado entre una geisha y una maiko, y si la fortuna nos acompañaba y nos topábamos con una de ellas, por lo menos saberlas distinguir.

Durante los seis días que estuvimos en Kyoto pudimos ver algunas geishas en Gion y maikos en el distrito de Arashiyama y cerca del Templo Kiyomizudera o del Agua Pura, algo que nos hizo realmente mucha ilusión.

Las diferencias entre una geisha y una maiko> son bastante evidentes aunque al principio cueste adivinar quien es quien.

GEISHAS JAPONESAS - KIMONO Y OBI
De forma general, las maiko se caracterizan por vestir kimonos muy coloridos y ornamentados, con predominio del color rojo en su vestuario. Las mangas del kimono de una maiko son más largas, quedando varios centímetros por debajo de las rodillas. En todas las etapas de una maiko la parte posterior del cuello del kimono será de color rojo, mientras que será blanco para una geisha. En cambio, los colores del kimono de geisha son más oscuros pero en ambos casos siguen un diseño dependiendo del mes del año.
Otra diferencia importante es el obi, la ancha faja de tela fuerte que se lleva sobre el kimono y se ata a la espalda de distintas formas. El obi de una maiko suele medir unos 8 metros aproximadamente y suele estar elaborado de la mejor seda, con bordados dorados y plateados. Debido a su longitud, debe atarse con la ayuda de otra persona. La altura a la que llega el obi de una maiko suele estar hasta unos centímetros por encima del tobillo. Las geishas llevan un obi de seda de 4 metros de longitud y 70 cm de ancho, y es menos vistoso que el de una maiko.

GEISHAS JAPONESAS - PEINADO

Uno de las diferencias más resaltables en cuanto a su aspecto es el peinado: la geisha lleva un katsura o peluca mientras que una maiko debe peinarse su propio cabello. Un peluquero especializado tarda unos 40 minutos en hacerlo y el coste es bastante elevado, por lo que sólo asiste una vez a la semana. Para mantener su peinado impecable, a la hora de dormir apoya su cabeza sobre un cojín llamado omaku o makura. Existen diferentes tipos de peinado, que varían según la ocasión o según la estación del año. Los adornos que lucen en el cabello, también son diferentes para cada mes del año.
Las maiko llevan muchos complementos, como los bira-bira, unos adornos plateados con varias pestañas que se colocan a ambos lados de la parte frontal del peinado para tener suerte en su debut como aprendices.

GEISHAS JAPONESAS - MAQUILLAJE
El maquillaje es también fundamental y un elemento muy importante para poder realizar su trabajo. Todas tienen en común el fondo de maquillaje blanco y el rojo de labios. Las cejas se pintan de diferente longitud dependiendo de los años que lleven como maiko o geisha. Las menos experimentadas se pintan las cejas más cortas, mientras que las más experimentadas se las pintan más largas.

En cuanto al maquillaje del cuello, en todos los casos se deben pintar unas líneas que dejan al descubierto zonas del cuello. Dependiendo de la formalidad, se pintan dos o tres líneas. Las dos líneas suelen pintarse para asistir a banquetes de todos los días, mientras que las tres líneas se reservan para eventos muy importantes.

GEISHAS JAPONESAS - CALZADO
En cuanto al calzado, las maiko utilizan unas sandalias de plataforma de 10cm de altura llamadas okobo, con la finalidad de evitar que el kimono roce el suelo mientras camina. Hay dos tipos de okobo, el de madera y el lacado de color negro con un barniz especial. Deben dar pasos cortos y levantar mucho el talón hacia atrás para no tropezarse. También pueden llevar el calzado tradicional para kimono femenino, llamado zori. Son unas sandalias sin plataforma, de unos 3cm de altura en la parte trasera. Las geishas llevan por lo general, zori./p>