Japón » Escenarios de películas en Japón

Escenarios de películas en Japón

| Más
Cine - Escenarios de películas en Japón
Cartelera - Escenarios de películas en Japón
Varias Peliculas - Escenarios de películas en Japón

Japón.... de película!

Escenarios de películas en Japón I: Lost in translation

Es bien cierto que muchas personas se animan a viajar a un determinado destino para conocer in situ el escenario de alguna película. En el caso de Japón, no se puede negar que la película “Lost in translation” ambientada en Tokio, escrita y dirigida por Sofía Coppola cautivó en su día a un gran número de espectadores y despertó en muchos jóvenes y no tan jóvenes las ganas de ir a conocer aquella ciudad donde la noche se vive intensamente y donde las luces de neón, pantallas gigantes y carteles publicitarios multicolores inundan la gran metrópoli.
La película fue nominada para 4 oscars en 2003, y fue ganadora del oscar al mejor guión original. La ciudad luce la noche en todo su esplendor y muchos fans de Bill Murray (en el papel de Bob Harris) y Scarlett Johansson (Charlotte en la película) pretenden acudir y por lo menos “robar” alguna imagen en los mismos lugares donde los protagonistas vivieron su apasionante y original historia.

El lujoso hotel Park Hyatt en el distrito de Shinjuku, es donde están alojados Bob y Charlotte y donde comienza su peculiar relación. Muchas de las escenas fueron rodadas en el mismo distrito de Shinjuku y también en Shibuya, donde se encuentra el karaoke al que acuden a divertirse (30-8 Utagawacho) o el restaurante Ichikan (9-5 Daikanyama) donde van a comer sushi. También se pueden ver imágenes de la Torre de Tokio y del puente Rainbow bridge de Odaiba.

También se rodaron algunas escenas de la ciudad de Tokio, como el viaje en shinkansen o tren bala de la dulce Charlotte a Kyoto. En Kyoto, la protogonista visita el santuario Heian y el Templo Nanzenji.

Si he de ser sincera, la primera vez que ví la película en el año 2004 no me impactó en absoluto y la encontré larga y aburrida. A finales del año pasado, y ya con la idea de viajar a Japón, la miré con otros ojos, pero ha sido al regreso del viaje y al verla por tercera vez, cuando la he disfrutado realmente, intentando reconocer los distintos lugares y valorando la originalidad del argumento y el buen trabajo de los dos actores protagonistas.


Escenarios de películas en Japón II: El último samurai

El día que fui al cine a ver “El último samurai” salí convencida de que algún día iría a conocer aquellos magníficos paisajes japoneses. ¡Inocente de mi! Aunque la película está perfectamente ambientada en el Japón de la década de 1870, sólo una pequeña parte del film protagonizado por Tom Cruise se rodó en Japón, concretamente en la ciudad de Himeji. Una vez finalizado el calendario de rodaje en Japón, la productora utilizó decorados y exteriores en Nueva Zelanda y en los estudios de la Warner Bros de Los Ángeles.

“El último samurai” cuenta la historia del capitán Nathan Algren (Tom Cruise), un oficial del ejército norteamericano contratado por el emperador del Japón para formar al primer ejército del país en el arte de la guerra moderna. Mientras el gobierno intenta erradicar la antigua clase de guerreros samurai como preparación para unas políticas más occidentales y orientadas al comercio, Algren se encuentra inesperadamente afectado por sus encuentros con los samurai. Esto le coloca en el centro de una lucha entre dos eras y dos mundos, contando solamente con su propio sentido del honor como guía.

La ciudad de Himeji tiene varios atractivos, como el espléndido castillo, el mayor de su clase que ha sobrevivido intacto. El año 1993 fue declarado Patrimonio cultural de la Humanidad por la UNESCO. También son de obligada visita los jardines Koko-en, una maravilla y para mi gusto uno de los mejores de todos los que visitamos en Japón. Se inauguraron en 1992 para conmemorar el centenario de la municipalidad de Himeji. En realidad son nueve jardines que evocan el carácter feudal de la época Edo.

Pero el templo que en la película representa la residencia de Katsumoto (el actor Ken Watanabe), es en realidad un lugar sagrado y de peregrinación, situado en lo alto del Monte Shosha. El impresionante monasterio Engyoji es un extenso complejo de elegantes edificios de madera tallada. Para llegar hasta allí se puede acceder en teleférico y la verdad es que merece la pena. Es un lugar donde se respira una paz absoluta, apenas nos cruzamos con 3 ó 4 personas. Después de caminar un buen rato entre bambúes y cedros llegamos al escenario de la película, donde se encuentran los tres Templos (Daikodo, Jikido y Jogyodo).

Escenarios de películas en Japón III: Memorias de una geisha

Una de las últimas películas que hemos visto ambientada en Japón es la que está basada en el magnífico libro “Memorias de una geisha” de Arthur Golden. En este caso, el escenario se sitúa principalmente en Kyoto, en los barrios de Gion y Pontocho. Una escena que me gustó especialmente es cuando Sayuri, la protagonista todavía niña, recorre uno de los pasillos del santuario Fushimi Inari. Este santuario sintoísta está dedicado al espíritu de Inari, el dios del arroz y del sake y es conocido por los miles de toriis de color rojo que se van encontrando a lo largo de 4 kilómetros. Los torii son donaciones de particulares, familias o empresas. Se pueden ver muchas estatuas de zorros en piedra, puesto que se considera a este animal el mensajero de Inari. Con respecto a “Memorias de una geisha” tuve una curiosa sensación. Cuando estaba leyendo la novela, mi imaginación me llevó a las estrechas calles de Gion y Pontocho, al interior de una okiya (casa de te) o a dibujar en mi mente los valiosos kimonos, con la ayuda de las magníficas descripciones del autor. Al ver la película me decepcioné un poco, porque las escuetas imágenes que aparecían de aquellos lugares distaba mucho de la idea que me había hecho de la ciudad de Kyoto de aquella época. Estos pasados días, caminando por los barrios de geishas de Gion y también de Kanazawa, visitando okiyas, teniendo la suerte de poder ver geishas y maikos… recuperé aquellas imágenes que me había ido formando al leer el libro y que en cambio la película no consiguió transmitirme.

Japón... ¡de película! en todos los sentidos.